José María Padilla Jiménez

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
José María Padilla Jiménez
Padilla.jpg

Sacerdote

Nacimiento: 11 septiembre 1902
Priego de Córdoba
Fallecimiento: 27 de junio de 1977
Córdoba
Destacado: Presidente del Monte de Piedad

Contexto histórico

Décadas: 1930 - 1940 - 1950 - 1960 - 1970

José María Padilla Jiménez.


Sacerdote y eclesiástico nacido el 11 de septiembre en Priego de Córdoba en el año 1902 y fallecido en Córdoba el 27 de junio de 1977.

En el momento de su fallecimiento Monseñor Padilla era Deán de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, Prelado de Honor de su Santidad y Presidente de Honor del Consejo de Administración del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, ya que por recomendación médica, debido a su estado de salud, había renunciado al cargo efectivo presidencial de la entidad hacía apenas dos meses.

Fue un estrecho colaborador de los obispos Adolfo Pérez Muñoz y Fray Albino.

Consagró toda su existencia a la defensa de los intereses de la Iglesia, conciliándolos sencillamente con los de aquellos que buscaban su ayuda o su protección. Hizo de su vitalidad un continuo servicio de entrega al prójimo.

Hijo Predilecto de la ciudad de Priego de Córdoba donde, a petición popular, el Excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad le otorgó a una calle el nombre Deán Padilla.

En Cabra, provincia de Córdoba, la calle Deán Padilla lleva su nombre por igual motivo, y en Jaén capital el Excelentísimo Ayuntamiento otorgó en su honor a una calle el nombre José María Padilla.


Sus sobrinas M. Carmen y M. Jesús con los directivos

Un busto de Amadeo Ruiz Olmos perpetúa su recuerdo en la oficina del Campo de la Verdad.

Un mes antes de su muerte fue objeto de un emotivo homenaje, que tuvo carácter popular, suscitado por un numeroso grupo de cordobeses que representaba a los diversos estamentos de la vida ciudadana, exponentes de todos los sectores sociales sobre los que se proyectó la personalidad del ilustre eclesiástico. La demostración se orientó principalmente en dos direcciones: un reconocimiento a sus muchos valores humanos - que dedicó a la defensa de la Iglesia y del bien a la comunidad social - y una extraordinaria contribución, como máximo rector del Monte de Piedad, al desarrollo de las provincias de Córdoba y Jaén.


Sus restos mortales descansan en la Mezquita-Catedral de Córdoba.


Biografía

Ya en su familia las vocaciones sacerdotales fueron frecuentes, aunque desgraciadamente tanto por parte paterna como materna, varios tíos carnales fallecieron siendo seminaristas poco antes de ordenarse sacerdotes. Tuvo un tío abuelo que fue arcipreste de Guadix y otro prior de los religiosos de Baza.

Obispo Pérez Muñoz con un joven Padilla a su mano derecha

A él, su vocación sacerdotal le vino desde temprana edad. Estudió los tres primeros años y el ingreso en su Priego natal. Los demás estudios eclesiásticos como alumno interno del Seminario Conciliar de San Pelagio en Córdoba, con calificación de sobresaliente en todas las asignaturas.

A los 15 años de edad fue nombrado por sus superiores “auxiliar del Mayordomo del Seminario”, cargo que compaginó con sus estudios hasta septiembre de 1922, año en que fue elegido por el Prelado Diocesano y llevado al Palacio Episcopal, ordenado solo de tonsura y continuando sus estudios últimos en el Seminario, a cuyas clases asistía diariamente para la mejor formación, por expreso mandato del señor Obispo de la Diócesis.

Ordenado Sacerdote en mayo de 1926, celebró su primera Misa el 6 de junio del mismo año, cantando las glorias del Sacerdocio el Mayordomo del Seminario, su antiguo Jefe y Superior.

El ejemplo de su vocación, unido al de su entrañable amigo, paisano, más bien hermano, Félix Romero Mengíbar, que llegaría a ser Arzobispo de Valladolid, hicieron legión de vocaciones en su pueblo natal, hasta el extremo de situarse en unos años, como el primer pueblo de esta diócesis en vocaciones.

Él cultivó y fomentó siempre las vocaciones sacerdotales.

Su actividad eclesiástica y pastoral estuvo casi a nivel de Obispo en el gobierno de la diócesis y se centró principalmente en la creación de obras y en la administración de los bienes eclesiásticos, además de capellán-familiar y consejero de los diferentes Obispos.

Tuvo un concepto moderno de la pastoral luchando por caminos no tan tradicionales, con la rigurosa y pulcra administración que se imponía para fomentar las obras sociales en beneficio de los demás, y yendo hacia la caridad por la humildad en los templos.


Capellán de Prelados Cordobeses


Capellán y luego Mayordomo de los Excmos. Prelados cordobeses Adolfo Pérez Muñoz y Fray Albino, durante 44 años, extremo que, cum laude, se consignó en el testamento del primero con el que colaboró en encomiendas de la mayor responsabilidad, y por las manifestaciones continuadas del segundo. Sus encomiendas:

Fray Albino.jpg
  • Capellán de las RR. Siervas de María (1926-1929).
  • Oficial Primero del Provisorato y Vicaría General (1934).
  • Coadjutor de la Parroquia de El Sagrario (1932).
  • Administrador Diocesano de la casa de Ejercicios Espirituales (1930-1947). Cooperó en la adquisición de la finca, construcción de la casa, conservación y ordenación.
  • Administrador General de Capellanías del Obispado (1934-1974).
  • Secretario de la Delegación General de Capellanías (1934-1947).
  • Ecónomo de la Mitra vacante en el segundo pontificado.
  • Mayordomo del Palacio Episcopal (1930-1959).


Beneficiado, Chantre y Deán de la Santa Iglesia Catedral


  • Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba (1939-1947).
  • Chantre de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba y su fabriquero Mayor (1947-1948).
  • Delegado General de Capellanías Vacantes y Memorias del Obispado (1947-1974).
  • Deán de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba (1948-1977). Fue elegido en el año 1948 por bula papal.
  • Juez nato / Presidente del Tribunal de Oposiciones de la Santa Iglesia Catedral (1948-1977).


Proyección en Instituciones Ciudadanas y Eclesiásticas. Presencia en obras Docentes y Benéficas


  • Presidente del Consejo/Patronato Escolar Primario San José del Monte de Piedad y Caja de Ahorros, que construyó y fundó en el Sector Sur de Córdoba.
  • Presidente del Patronato Guardería infantil de San José en Córdoba, para niños y niñas.
  • Presidente del Patronato del Colegio de Santa Victoria, para doncellas cordobesas, en primera y segunda enseñanza.
  • Presidente del Patronato de las Escuelas Pías de Córdoba, con 640 alumnos y alumnas gratuitos.
  • Promotor económico y fundador del Sanatorio Infantil del Santo Ángel.
  • Promotor económico de la construcción del Instituto Psicopedagógico Nuestra Señora de la Capilla.
  • Vicepresidente de la Asociación Benéfica “La Sagrada Familia” constructora de casas unifamiliares en más de 5.800 en número.
  • Presidente del Montepío del Clero Cordobés San Juan de Ávila.
  • Delegado Eclesiástico de la Agrupación de Cofradías de Penitencia.
  • Vocal del Consejo Diocesano de Administración del Obispado.
  • Vocal del Consejo Diocesano de Administración y Disciplina del Seminario de San Pelagio.
  • Vocal de la Junta Provincial de Beneficiencia (Asistencia Social).
  • Vocal de la Junta Provincial de la Asociación Española contra el Cáncer.
  • Presidente de la Mutualidad Provincial de Ahorro y Previsión.
  • Presidente del Jurado de Empresa del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba desde su fundación.
  • Vocal vitalicio de la Junta de la Fundación Benéfica “Asilo Arjona-Valera” de Priego de Córdoba.
  • Juez prosinodal del Obispado de Córdoba, ad decenium.
  • Examinador prosinodal desde el 12 de mayo de 1949 ad decenium.
  • Juez adjunto en el proceso de los milagros de la sierva de Dios, hoy Santa, María Teresa de Jesús Jornet Ibar, fundadora de las Hermanitas de Ancianos Desamparados.
  • Vocal del Tribunal en el concurso a Curatos Vacantes.
  • Vocal del Tribunal de oposición para la provisión de las cátedras de Teología Dogmática, de Derecho Canónico y de Sagrada Escritura en el Seminario de San Pelagio.
  • Consiliario de Cáritas Diocesanas y de la Agrupación de Cofradías de Penitencia de Córdoba.
  • Representante de la Autoridad Eclesiástica en la Junta de Ordenación Social.
  • Capellán de la Casa Provincial de Maternidad e Infancia; retirado a los 51 años de servicios reconocidos.
  • Administrador Diocesano de la Bula de Santa Cruzada, desde el 1 de agosto de 1936 al 31 de diciembre de 1966, que finalizó.
  • Representante de la Autoridad Eclesiástica en la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos.
  • Vocal de la Junta Provincial de Construcciones Escolares.
  • Juez adjunto en el Proceso sobre martirio de Carmelitas Calzados de la Bética, en la guerra española.
  • Representante directo en Córdoba de la Institución “Arzobispo Claret”.
  • Presidente de la Junta de Casas Rectorales, desde su constitución.
  • Director Gerente del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba desde 1960 hasta 1970.
  • Presidente del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba desde 1948 hasta 1977.


Dedicación a los Seminarios Diocesanos


Fue Comisionado para las obras y puesta en marcha del Seminario de Verano, y de latinidad el resto del año, de Santa María de Los Ángeles, Seminario Menor de Hornachuelos, fundado por el Obispo Fray Albino.

Obtuvo para la Iglesia donativos y una finca de 360 fanegas propiedad de la Marquesa de Peñaflor a fin de adaptar el Caserío-Palacio enclavado en la misma para usos seminaristas.

Fue Comisionado para la construcción, en el patio mayor del Seminario de San Pelagio, de un pabellón de 4 plantas para biblioteca y residencia de Filósofos; para cambio de solerías y arreglo de la parte vieja del Seminario; para cubrir y convertir en comedor la casa antigua de Canónigos, en su patio central; y para elevar un nuevo cuerpo de edificio en el Seminario, en la parte recayente al Triunfo de San Rafael.

Fue Cofundador del Colegio de Maristas de Priego de Córdoba “San José”, hecho con bienes del Obispo Fray Albino y suyos propios. Lo dotó de fincas para su conservación y servicio.


Promotor económico de Iglesias Parroquiales para la Diócesis


Se encargó de la construcción de iglesias parroquiales en los suburbios de la capital, con sus casas rectorales, y de otras en los pueblos de la Diócesis, así como de restauraciones y otras edificaciones. Solo en la capital se hicieron las siguientes iglesias y casas rectorales:

  • Iglesia de las Margaritas
  • Villarrubia (Nuestra Señora del Carmen)
  • El Higuerón (San Isidro)
  • Iglesia de Nuestra Señora del Rosario en la Electromecánicas
  • Nuestro Señor de los Olivos
  • San Alberto Magno y La Inmaculada (gran parte)
  • Capilla de San Fernando y casa Rectoral (Huerta de La Reina)
  • restauración de parte de la parroquia de Nuestra Sra. De La Paz (Alcazar Viejo)
  • Jesús Divino Obrero (en el Cerro)
  • casas del párroco y Coadjutor en San José y Espíritu Santo (Campo de La verdad) ampliando la iglesia
  • Santa Victoria (en El Naranjo)
  • Iglesia de Las Adoratrices de La Sierra
  • San Acisclo en Valdeolleros
  • Cristo Rey (El Brillante)
  • San Antonio de Padua (El Zumbacón)
  • compra de terreno y edificación de la casa de Ejercicios Espirituales “San Antonio” (La Sierra)
  • San Vicente Ferrer (en Cañero)


Promotor económico en Proyección social, obras docentes y benéficas

Padilla Sector Sur.jpg
  • Conservación del Palacio Episcopal desde septiembre de 1922 hasta febrero de 1959.
  • Conservación del Colegio para doncellas pobres, unido al Palacio Episcopal, desde septiembre de 1922 hasta febrero de 1959.
  • Levantamiento del Monumento al Sagrado Corazón de Jesús en las Ermitas de la Sierra de Córdoba y restauración posterior.
  • Cooperación económica a las viviendas que se construyeron en tiempo del Obispo Pérez Muñoz en San Cayetano, La Fuensanta y en el Marrubial.
  • Cooperación económica a las viviendas del barrio de Cañero y barrio de Fray Albino.

(entre los dos pontificados de los Prelados con los que colaboró, se construyeron un total de cinco barriadas de casas nuevas para pobres, dotándoles de facilidades económicas para su adquisición y siendo por tanto sus habitantes dueños de las mismas).


Su labor durante 30 años al frente del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba


José María Padilla entra en la institución como Presidente de la Junta de Patronos en 1948, al ser elegido Deán de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, para suceder al ilustre eclesiástico D. Francisco Blanco Nájera, su antecesor también como Deán.

Con posterioridad, por decisión unánime de la Junta de Patronos, reunió en su persona, junto con el máximo cometido presidencial el de director-gerente, hecho que se produce por primera vez en la historia del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.

En esta época de intenso cambio social, que se experimenta no solo en Córdoba sino en el resto de España, en el que se pasa de una sociedad agraria a otra industrial, la entidad se convierte en un caracterizado y dinámico intermediario financiero sin dejar su profunda vocación sociológica. Prueba de ello es la fuerte proyección económica y social, avalada con obras y reconocimientos, alcanzada sobre las provincias de Córdoba y Jaén durante su larga etapa al frente de la entidad, comenzando por la modernización que aportó a la misma a través de su dinamismo operante.

Fue el artífice de la primera expansión de la entidad.

De 3 oficinas primeras en la capital se pasó a 135 en Córdoba y Jaén y entre los hitos a los que hubo de hacer frente están la adquisición del ordenador central, el establecimiento del teleproceso para la racionalización de las operaciones de caja y su extensión a la red de oficinas.

Padilla Colegios Mayores.jpg

Como obra importante para la propia entidad construyó la nueva sede central en Córdoba capital en la Avenida del Generalísimo, independientemente de la red de expansión de oficinas. Y a la cabeza de las obras culturales, educativas y sanitarias, por la grandeza del aliento e iniciativa, está el complejo de Colegios Mayores, creado y sostenido conjuntamente con la Caja Provincial de Ahorros, juntamente con la creación en el Sector Sur del colegio y guardería San José, y el Sanatorio Infantil del Santo Ángel.

Padilla Guarderia San Jose.jpg

También hubo de adaptar la entidad a los nuevos Estatutos del Monte de Piedad promulgados en 1972, mediante los cuales la antigua Junta de Patronos se ampliaba en cuatro miembros seglares. De igual forma, adaptó la entidad a la normativa de 1975 para Cajas de Ahorro, transformando la Junta de Patronos en Consejo de Administración, que dio entrada a seis seglares más en representación de la sociedad cordobesa y jienense.

Un mes antes de morir, Monseñor Padilla hizo sus últimas manifestaciones sobre la entidad por él regida a lo largo de más de tres decenios, que fueron recogidas en fecha 19 de mayo de 1977 por un diario cordobés.

Una de las claves subrayadas a lo largo de la entrevista sobre su trayectoria ha sido el factor humano,

(sic) “generador de todos los demás capitales y desarrollos económicos y sociales que ha promovido y promueve, en el orden interno y externo, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.

En este sentido, toda una serie de actividades sociales y culturales definían la imagen de la entidad Monte de Piedad y Caja de Ahorros en dos vertientes:

-Una externa, representada por la proyección de los frutos de su labor y de su gestión, en beneficio de la sociedad, con un haz de obras sociales: centros de enseñanza especial, parvularios, biblioteca pública, hogar de sordomudos, parques infantiles y de tráfico, club de ancianos, centros de formación de la Mujer y construcción de viviendas de tipo social.

-Otra interna, eminentemente social, de potencial humano y que es su plantilla de trabajadores. Para ellos se ejerce una política de cumplimiento generoso de la legislación en materia laboral y de seguridad social, la tarea se extiende hacia el mayor perfeccionamiento profesional, cultural y humano de los empleados para el máximo despliegue de sus posibilidades en beneficio de sí mismos y del país.

En este sentido, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba mantiene una academia propia de Formación Profesional, una de las pioneras en las empresas del grupo, la cual también patrocina la asistencia a cursos en la escuela superior de Cajas de Ahorro, así como a centros de enseñanza técnica locales y nacionales.

Tiene establecidas mejoras económicas de retribuciones graciables a su personal; premia y agasaja a sus jubilados; tiene establecidos premios por antigüedad en la empresa y mantiene pensiones a huérfanos en circunstancias especiales. Facilita viviendas a sus empleados mediante créditos a largo plazo. Y para el fomento de las relaciones humanas dentro de la empresa, sostiene la Hermandad de Empleados, con hogar social propio, además de otras muchas actividades e iniciativas en esta línea de atención al factor humano, propia de su esencial vocación sociológica.” (sic)

En 1975, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba fue declarada “Empresa Ejemplar de la Seguridad Social”.

A fecha de su jubilación, el Consejo de Administración y los empleados del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba solicitaron para Monseñor Padilla la Medalla al Mérito en el Trabajo para recompensar su larga actividad a favor de la colectividad, y solicitaron a la Federación de Cajas de Ahorro de Andalucía que lo propusiera para la Medalla al Mérito en el Ahorro, en reconocimiento de una noble hoja de servicios en bien del ahorro.



Honras fúnebres

La muerte de Monseñor Padilla produjo fuerte conmoción en Córdoba. El funeral multitudinario fue presidido por Monseñor Cirarda, Obispo de la Diócesis, en una misa concelebrada en el altar Mayor de la Santa iglesia Catedral.


Finalizada la misa “corpore in sepulto” se rezó un responso junto al féretro colocado en el crucero del templo, que posteriormente fue llevado en procesión hasta la Puerta de las Bendiciones.


La entrada y salida del féretro de la Catedral se realizó por la Puerta del Perdón en señal de homenaje. Los restos mortales, acompañados en todo momento por el Prelado de la diócesis, los canónigos y representantes del Monte de Piedad, familiares, amigos y personas anónimas que acudieron a rendirle su último homenaje, recibieron cristiana sepultura en el panteón del Cabildo Catedralicio del Cementerio de Nuestra Señora de la Salud, siendo posteriormente trasladados a la Mezquita-Catedral de Córdoba como última morada.


Homenajes

Un mes antes de su muerte, concretamente el 20 de mayo de 1977, se celebró un cariñoso homenaje popular de los cordobeses al que durante tantos años fue el máximo rector del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.

Éste tuvo lugar en el Salón Liceo del Círculo de la Amistad, con una amplia representación ciudadana de todos los sectores sociales: banca y entidades de crédito, industria, sector agrario, comercio, construcción, servicios, pequeña y mediana industria, cooperativismo y otros representantes de la vida económica y social, además de familiares y centenares de amigos.

Estuvo presidido por el Sr. Obispo de la Diócesis, el gobernador civil de la provincia, el presidente de la Diputación provincial, el alcalde de la ciudad y otras personalidades, siendo objeto de obsequios, emocionadas palabras de D. Miguel Salcedo Hierro en nombre de la comisión organizadora, del presidente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, D. Rafael Castejón y Martinez de Arizala, del presidente del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, D. Miguel Castillejo Gorráiz y del prelado de Córdoba, monseñor Cirarda Lachiondo.

Especialmente emotiva fue la intervención del presidente de la Cooperatica de Artes Gráficas de Jaén, quién reconoció a monseñor Padilla su enorme labor en la construcción de viviendas de tipo social.

Todo ello quedó recogido en una amplia editorial que publicó ALTO GUADALQUIVIR en una edición especial, extraordinaria y monográfica con motivo de su fallecimiento.


Entrevistas


Galería de fotos

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.8/5 (13 votos)