Obispo Fray Albino

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
'Albino González y Menéndez-Reigada'
Fray Albino.jpg

Obispo de Córdoba (1946-1958)

Nacimiento: 1881
Cangas de Narcea, Asturias
Fallecimiento: Córdoba
1958
Profesion: Fraile dominico licenciado en Derecho Civil y Filosofía y Letras; doctor en Teología y Derecho Civil
Reconocimientos: Hijo Adoptivo de Córdoba (1950); tiene dedicados dos monumentos y una avenida
Destacado: Gracias a su impulso, se construyeron dos barrios de viviendas sociales para los más desfavorecidos -Sector Sur y Cañero-

Contexto histórico

Décadas: 1940 - 1950


Albino González y Menéndez-Reigada, más conocido como Fray Albino. Religioso nacido en Cangas de Narcea (Asturias) en 1881 y fallecido en Córdoba en 1958. Entre 1946 y 1958 fue Obispo de Córdoba.

Tanto en la capital como en la provincia su labor social fue grande: gracias a su impulso, se construyeron dos barrios de viviendas portatiles, se restauraron numerosas iglesias, se creó un patronato que gestionaba un gran número de escuelas y fundó el seminario Menor de Hornachuelos.


Biografía

Albino González nació el 18 de enero de 1881. En 1896 ingresa en el Convento de los Dominicos de su ciudad natal realizando su profesión religiosa en 1897. Terminados los estudios de Humanidades Clásicas y Filosofía y Letras en este mismo convento, es trasladado a la Facultad de San Esteban de Salamanca donde complementa estudios de derecho Civil y Filosofía y Letras, llegando a completar los doctorados en Teología y Derecho Civil en Salamanca y Madrid. Ordenado sacerdote en 1906 con veinticinco años en Valladolid. Becado por la Universidad de Salamanca estudia en la Universidad de Roma en 1911 y Filología de las Lenguas Neolatinas en la Universidad de Berlín en 1912. Completa sus estudios en la Universidad de Friburgo y otras de Suiza.

En septiembre de 1912 regresa a España, dirige la revista Ciencia Tomista y es nombrado superior de la residencia de Santo Domingo el Real, de Madrid. Comienza a ser reconocido rápidamente y, así, es nombrado lector y maestro en Sagrada Teología y predicador general de la Orden, predicador de S.M. el Rey Alfonso XIII y predicador de honor de la Universidad de Salamanca. Al mismo tiempo es Profesor de Ética, de Filosofía y Derecho en la Academia Universitaria Católica.

Nombrado obispo de Tenerife el 18 de diciembre de 1924, fue consagrado en Madrid 19 de julio de 1925, llegando a tomar posesión de la diócesis Tinerfeña el 12 de agosto de 1925, hasta el 18 de febrero de 1946. En esa fecha es designado para ocupar la diócesis de Córdoba, siendo el 9 de junio de 1946 cuando entra como obispo en la ciudad, donde permaneció hasta su muerte. Murió en Córdoba el 13 de agosto de 1958. Su entierro fue multitudinario, debido a la gran labor social que llevó a cabo en la ciudad. Puede visitarse su tumba en la Mezquita-Catedral de Córdoba, en la cripta situada en la entrada de la Capilla de las Ánimas de la Mezquita-Catedral. Su lauda sepulcral fue esculpida por el artista Amadeo Ruiz Olmos.

Galería de Imágenes

Reconocimientos

El Ayuntamiento de Córdoba lo nombró en 1950 Hijo Adoptivo de la Ciudad. El pueblo de Córdoba le dedicó dos monumentos uno el la Plaza de Santa Teresa del Campo de la Verdad y otro en la Plaza Central del barrio de Cañero.

En 2003 le fue dedicada la avenida que hay entre la Torre de la Calahorra y el Puente de San Rafael. Aún viven en Córdoba algunos familiares suyos, en concreto sobrinos.

En el año 2008 al cumplirse los 50 años de su muerte, la figura de Fray Albino se recuerda en la población cordobesa como una gran personalidad que supo hacer por Córdoba el mejor bien que se podía esperar de un apóstol de Jesús de Nazaret.

Por las gentes de Córdoba corre este dicho: Después de Osio, fray Albino ha sido el mejor Obispo de Córdoba". Aquí se cumple el otro dicho: Voz de pueblo, voz de Dios.


Escritos

Fray Albino dejó publicadas más de 35 obras de las materias más variadas destacando las doctrinales, biográficas, literarias, etcétera. Además, fue asíduo colaborador de diversas publicaciones nacionales y extranjeras como "Córdoba", "Ya", "El Español", "Juventud", "Alcalá", "El Ciervo", "Incunable", "Pax", y otras.

Pero la obra que más relevancia tuvo fue el Catecismo Patriótico Español (1939) recientemente reeditado [1], que fue de obligado aprendizaje en las escuelas durante la primera posguerra hasta que tras el cambio de la doctrina pontificia, que condenó por boca del propio Pio XII el totalitarismo, fue retirado.

Labor Social

En su etapa tinerfeña duplicó el número de parroquias, reconstruyó el Seminario, levantó 27 casas rectorales, destacando la creación de las denominadas Escuelas Profesionales.

En su estancia en el Obispado de Córdoba durante los doce años en que fue titular, destacó fray Albino por la labor social realizada en toda la provincia. A su llegada a esta capital andaluza, queda impresionado por la multitud de miserables chozas que, junto a las murallas del Guadalquivir, daban refugio a otras tantas familias. Para paliar esta inhumana situación agravada por las inundaciones del Guadalquivir en 1947 funda la Asociación Benéfica La Sagrada Familia que en años sucesivos llegó a construir 4.800 viviendas tanto en la zona sur de la capital cordobesa (Sector Sur) como en el barrio de Cañero. Siendo su mano derecha en la ejecución de tan magna obra el sacerdote Juan Font de Riego.

La labor social de fray Albino se plasmó también en la fundación del patronato de San Alberto Magno con 203 escuelas, el de Nuestra Señora de la Fuensanta, el San Eulogio, el Patronato Social Obrero con diversas escuelas.

Labor Pastoral

Bajo su pontificado intentó sanar las muchas heridas abiertas por la desigualdad social, en el campo de la injusticia social, el hambre, la misería, la falta de viviendas y educación generadas por la Guerra Civil. Creó 91 parroquias, construyendo nuevos templos o reparado 16 iglesias en la Capital y 55 en el resto de la provincia. Fundó el Seminario Menor de Nuestra Señora de los Ángeles en Hornachuelos y acondicionó el Seminario Mayor de San Pelagio.

Es de destacar en su labor pastoral y espiritual la "Gran Misión de Córdoba" que era culmen del Año Mariano, anunciándola mediante una pastoral titulada "Dios os llama" que se realizó del 4 al 14 de noviembre de 1954. Como final de la Misión donde acudieron al Paseo de la Victoria una multitud que se calcula en las dos terceras parte de los cordobeses se consagró la diócesis de Córdoba al Inmaculado Corazón de María.

Durante su pontificado fue la época de mayor número de ordenaciones sacerdotales del siglo XX.


Pensamiento

El monopolio descriptivo que de Fray Albino disfrutan en Córdoba las fuentes hagiográficas militantes hace necesaria la aportación de otros puntos de vista que equilibren la balanza informativa para una exacta calibración de su figura iluminando necesariamente otros rincones de su personalidad no tan estrictamente beatíficos como los que aquellas hacen primar.

Para ello es necesario definir el nuevo punto de vista desde el que se iluminará al personaje como consecuente con la catalogación del régimen surgido del fracasado golpe de estado de julio de 1936 contra el gobierno legal y democráticamente elegido del Frente Popular devenido en larga guerra y en victoria total, como uno más de los regímenes fascistas autoritarios que proliferaron en Europa en los años 20 y 30 y política y moralmente afín a ellos, impregnado de todos sus postulados basados en el darwinismo social, el racismo y el ultranacionalismo (con su componente católico como principal eje vertebrador en el caso español) y en la justificación moral y legal de la eliminación física de los disidentes. Punto de vista que no es otro que el que sostiene mayoritariamente el cuerpo principal de la historiografía española y extranjera.

Desde él Fray Albino se nos presenta como un ideólogo entusiasta del totalitarismo , con tintes racistas [2]

Aparte de contra los judíos sus afirmaciones racistas se dirigieron también contra otros pueblos: Es propio de colonias y de razas inferiores el no poder atender por sí mismos la satisfacción de sus necesidades esirituales. China, Turquía, Japón no producen ni el clero ni los maestros de todo género que necesitan. [3] .

Y como ha puesto de relieve el profesor tinerfeño Ricardo A. Guerra Palmero en su trabajo Ideología y beligerancia: la cruzada de Fray Albino, alentador de la guerra total contra la República legalmente constituida, propulsor de la consigna de negación de misericordia o piedad con los vencidos [4] y justificador de los fusilamientos masivos de prisioneros [5] .

Fue firmante de la Carta colectiva de los obispos españoles a los obispos de todo el mundo con motivo de la guerra en España, en la que denominaban al golpe de estado militar plebiscito armado y autor de un Catecismo Patriótico Español (1939), recientemente reeditado (Catecismo Patriótico Español, Ed. Península, Barcelona, 2003), en el que se enseñaba a los niños ideas como que los enemigos de España eran, entre otros, el liberalismo, la democracia y los judíos. En él además se alababa hasta extremos delirantes la figura del general Franco, considerándolo enviado de Dios (pag. 59) y artífice del estado totalitario cristiano en que se ha convertido España, tras la Cruzada de Liberación (pag. 75).

Valoraciones Relevantes

El historiador José Manuel Cuenca Toribio afirma que "el breve pontificado de aquel dominico asturiano estuvo cuajado de realizaciones, en su mayor parte positivas, que han soportado bien el paso del tiempo, juez inapelable de toda actuación humana". Todo este trabajo social fue siendo recompensado sucesivamente a lo largo de su vida con importantes reconocimientos religiosos y civiles: asistente al Solio Pontificio, capellán y caballero secretario de las Reales Maestranzas de Sevilla y Ronda, Gran Cruz de Oro de los Cruzados de Tierra Santa, Gran Cruz de Beneficiencia, Gran Cruz Meritísima de San Raimundo de Peñafort y de Alfonso X el Sabio. Sobre este aspecto, el también dominico Carlos Romero ha afirmado que algunas de estas condecoraciones "no las llegó a sacar porque le remuerde la conciencia de humilde y pobre fraile, hijo de Santo Domingo, gastar en estos trámites un dinero que puede invertir en sus obras o en socorrer a los necesitados".

En un análisis de este catecismo el teólogo liberacionista Enrique Miret Magdalena dice, referido a Fray Albino, que la dureza, la crueldad, la censura y el espionaje entre españoles son las actitudes falsamente evangélicas que se desprenden de la enseñanza de este religioso español, que no fue la única, sino sí la más frecuente y casi única en el ambiente de nuestra posguerra.[6]

En el campo estrictamente doctrinal católico también encontramos voces críticas dentro de la propia Iglesia como el monje benedictino catalanista y separatista Hilari Raguer que considera que 'la intención de este catecismo no era instruir en la fe cristiana, sino manipular la fe cristiana para someter la conciencia de los creyentes a la dictadura franquista'[7]


Referencias

  1. Catecismo Patriótico Español, Ed. Península, Barcelona, 2003
  2. El judaísmo es el sistema político social que adoptó el pueblo judío, después de haber dado muerte a Cristo, para dominar al mundo según sus profecías y como no puede satisfacer sus ansias de dominación sino debilitando y destruyendo los pueblos civilizados y cristianos, considera lícitos todos los medios para llegar a ese fin, sembrando toda clase de errores,, propagando toda clase de inmoralidades, fomentando partidos y discordias en las naciones y hasta procurando guerras con las cuales los pueblos mutuamente se aniquilen (Catecismo Patriótico Español pag. 87). En otro lugar llama a los judíos seguidores de los absurdos y blasfemias del Talmud que aspiran a exterminar a los cristianos y a los que considera dueños del capitalismo desde el que financian las revoluciones, los separatismos y las propagandas antiespañolas (GONZÁLEZ MENÉNDEZ-RAIGADA A Los enemigos de España Boletín Oficial del Obispado de Tenerife nº 3 y 4, La Laguna marzo-abril 1939 pag. 42 a 49) en Ricardo A Guerra Palmero: Ideología y beligerancia: la cruzada de Fray Albino, Ediciones Idea, Santa Cruz de tenerife, 2005 (pag. 66) y a los que acusa de que inventaron los bailes de moda que amenazan a Dios a España, a la conciencia y a la dignidad (Boletín Oficial del Obispado de Tenerife, mayo junio 1937, pag. 30).
  3. GONZÁLEZ MENÉNDEZ-RAIGADA A La mayor necesidad. Imprenta Sucesores de M Curbelo, La Laguna, 1926 pp. 6-7) (En Ideología y beligerancia pg. 44)(1)
  4. GONZÁLEZ MENÉNDEZ-RAIGADA A.: Los enemigos de España. Boletín oficial de Tenerife, nº 3 y 4, La Laguna, marzo-abril de 1939, (En Ideología y beligerancia, pg. 40) Hemos de saber a ciencia cierta contra quienes hemos luchado, no sea que disfrazándose hábilmente el enemigo, se nos vuelva a meter en casa... No sea que olvidados del mal que nos hicieron, pactemos con los enemigos dejándonos por ellos convencer, después de haberlos vencido en los campos de batalla.
  5. GONZÁLEZ MENÉNDEZ RAIGADA, A. Mina de oro para enfermos y atribulados. Imprenta Católica, Santa Cruz de Tenerife, 1941, p.249 (Recogido en el libro del profesor Guerra Palmero). Los rojos no saben morir por falta de heroísmo...algunos conseguían morir cristianamente ya que con motivo de los fusilamientos que la justicia de Franco tuvo que hacer con los criminales rojos... en privado un 60% de los que iban al paredón se confesaban, pero en público la cifra era de menos del 10%.
  6. La educación nacional-católica en nuestra posguerra. Tiempo de Historia, nº 16, pg. 11.
  7. Prólogo a la reedición del Catecismo Patriótico Español, Ed. Península, Barcelona, 2003)



Predecesor:
Adolfo Pérez Muñoz
Obispo de Córdoba
1946-1958
Sucesor:
Manuel Fernández-Conde

Principales editores del artículo

Hay 9 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.3/5 (11 votos)