Antonio Bujalance Gómez

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Antonio Bujalance
Bujalance Gómez II.JPG

Artista

Nacimiento: 1934
Doña Mencía
Profesion: Profesor numerario de Dibujo
Actividad: Académico Correspondiente
Reconocimientos: Fiambrera de plata, 2003
Cordobés del año 2009

Contexto histórico

Décadas: 1990 - 2000 - 2010


Antonio Bujalance López, artista nacido en Doña Mencía en 1934. Es miembro de la Real Academia de Córdoba', y profesor numerario de la Escuela de dibujo de Baeza (Jáen), Sevilla y Córdoba.

En 2003 recibió la Fiambrera de Plata, premio otorgado anualmente por el Ateneo de Córdoba; en 2009 fue nombrado Cordobés del año.


Biografía

Nace en Doña Mencía en el año 1934. Con 14 años en 1948 recibe una beca de la Diputación de Córdoba para emprender estudios de Dibujo y Pintura en la Escuela de Artes y Oficios. En 1963 termina sus estudios de Pintura en la Escuela Superior de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla y cuatro años más tarde finaliza un curso de ampliación en la Escuela de Pintura Mural Contemporánea de San Cugat del Vallés de Barcelona. En 1970 es nombrado profesor numerario de Dibujo Artístico de la Escuela de Artes Aplicadas de Baeza, siéndolo también de la de Sevilla y Córdoba. Es académico correspondiente por Doña Mencía desde el día 6 de mayo de 1997.

El día 7 de marzo la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía acepta la donación de dos cuadros de Antonio Bujalance con destino el Museo de Bellas Artes de Córdoba.


Testimonio

Artículo publicado en Aires de Córdoba nº138, página 14, abril-mayo de 2010, cuyo autor es Francisco Bravo Antibón:


Antonio Bujalance Gómez, nace en Doña Mencía (Córdoba) en 1934. Contando sólo dos años la familia se traslada a Bujalance y allí residen hasta que el joven Antonio cumple los catorce. Entra en la Escuela de Artes y Oficios "Mateo Inurria" de Córdoba, becado por la Diputación Provincial. Varios fueron los profesores que atendieron su educación artística en esta etapa, entre ellos, el pintor jienenses Rufino Martos.

Pasados algunos años ampliando conocimientos y finalizado el entonces obligatorio servicio militar, ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría” de Sevilla, donde fue discípulo de Miguel Pérez Aguilera y de Sancho Corbacho.

Con un premio en la mochila, obtenido en una exposición de la citada Escuela Superior, y la titulación de Profesor de Dibujo, vuelve a Córdoba (1962).

En 1968 realizó un mural, que muchos cordobeses recordarán, en la Marisquería Coral del Sector Sur, propiedad del conocido empresario José María Ruiz-Polo.

Dos años después, inicia su labor docente como maestro de dibujo, impartiendo clases en colegios privados y públicos, así como en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba –como interino-, hasta que en 1970, por oposición, obtiene la cátedra de Dibujo Artístico para ejercer en la localidad de Baeza (Jaén). Posteriormente logró un traslado a Sevilla y desde allí pasó definitivamente a la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba.

Su obra pictórica sigue consolidándose y su valía como pintor despierta interés y admiración.

A lo largo y ancho de su trayectoria ha tocado casi todos los “palos” como se dice en el argot flamenco, primero y principal porque es un gran pintor, y después porque, paralelamente, es también un gran dibujante, ilustrador, cartelista, muralista y consumado realizador de vidrieras. Actividades éstas, que han quedado registradas exhaustivamente en las biografías dedicadas al polifacético creador y fundamentalmente, en la publicación nº 12 de “Galería del Arte”, editada por Cajasur.

La periodista Rosa Luque, desde las páginas del Diario Córdoba, escribe de él: …”tras este hombre sencillo, cercano y sereno, late uno de los temperamentos creativos más ricos y ambiciosos que se pasean por el panorama nacional de las artes”

Y Antonio Povedano Marrugat, admirado caricaturista, e hijo del genial maestro Antonio Povedano Bermúdez, firma el siguiente comentario: “…la obra de Antonio Bujalance se basa en una técnica muy depurada, que sustenta un cromatismo excepcional, de gusto muy equilibrado y en unas texturas de gran calidad plástica; estando acompañado todo esto por un concepto compositivo geométrico, que es más o menos patente en cada una de sus obras…”. Y continúa “…mi padre y él, eran profesores de la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria, aunque se conocían de antes; pero su amistad no podía ser sólo una coincidencia, sino, que no podía ser de otra manera entre excelentes artistas y personas entrañables. Antonio siempre está muy pendiente de actos en homenaje a mi padre, como buen amigo que era de él…”.

Después de este juicio, ¿qué es lo que podemos añadir del maestro Antonio Bujalance?, pienso que poco. Sólo resta opinar desde la visión de cualquiera de sus obras, sin detenernos a pensar si son apreciaciones poco académicas o incorrectas; pero aun así, me atrevo a valorar lo que me transmite, que es lo siguiente: que su pintura refleja una ejecución vigorosa, con trazos precisos y de una vibrante intensidad cromática; lo que se traduce en que la contemplación de una obra de Bujalance te seduce siempre, te atrae con fuerza y te envuelve con el arte que extrae de la misma pureza.

Mirando, más que viendo…, sus últimas creaciones, como por ejemplo: “Formas brillantes” o “Nebulosa VIII”, auténticas obras de arte imaginarias, no sería del todo descabellado nombrarle como “retratista del cosmos”…

En cuanto a su aportación al retrato, ha conseguido reunir un importante número de pinturas, en las que se muestran fiel y contundentemente la idiosincrasia de los personajes.

Y finalmente, es un consumado creador de murales, vidrieras de gran formato y composiciones panorámicas urbanas, a título de ejemplo, cito las siguientes realizaciones: “Siega y Recolección” (1974) de 640 por 300 cm. de estilo figurativo, ubicado en la oficina central de Cajasur en Córdoba; el tríptico en formato de mural, titulado “Homenaje a Sevilla” que realizó en 1982, para la central de Cajasur en dicha ciudad; el mural titulado: “Monumentos de Córdoba” de 100 por 600 cm. que puede admirarse, en uno de los paramentos del restaurante “El Caballo Rojo”; la vidriera emplomada de 300 por 100 cm. Para el Convento del Císter cordobés; o la obra que firmó en 1998: “Las Bellas Artes”, (440 por 250 cm.), emplazada en un lugar tan singular, como la “Sala de Exposiciones Museísticas” de Cajasur.

No conocía al maestro personalmente, hasta que un día nos encontrábamos ambos esperando sacar unas fotocopias, y cuando le llegó el turno extrajo de su carpeta un retrato de Lagartijo, cuya expresividad me impactó. No le dije nada, y a partir de ese momento, busqué la forma de bucear entre documentos y láminas, para impregnarme de su inmensa obra y sus variados registros: pinceles, espátula, rotulador y palillo, vitrales, etc. Conforme avanzo en el conocimiento del pintor y de las realizaciones, más me reafirmo en una conclusión, y es que todo el equilibrio de su forma de ser, se escapa a borbotones para estamparse con fuerza en las obras.


«…de los retratos, de los que más estoy satisfecho es con el de “Lagartijo” y el de mi paisano el tenor Pedro Lavirgen. La cabeza del torero es muy interesante para retratarla, sus facciones son angulosas y firmes…”. No obstante, reconoce que el retrato le encorseta y que prefiere el paisaje u otros temas, donde su libertad se ensancha…»

Es un artista tan humilde y generoso como grande en el mundo del arte y por añadidura en el de los intelectuales. Desde 1998, es miembro de la Real Academia de Córdoba y actualmente figura en las páginas del Diario Córdoba, como nominado para conseguir la distinción de “Cordobés del año 2009”.


Exposiciones personales

  • 1971. Sala de la Escuela de Artes Aplicadas de Baeza (Jaen).
  • Sala de la Sociedad Económica Amigos del País, Jaen.
  • 1974. Galería Studio 52, Córdoba.
  • 1975. Galería Cajasur de Cabra (Córdoba).
  • 1976. Sala de Arte del Castillo, Jaen.
  • 1980. Galería Studio 52, Córdoba.
  • 1985. Sala Cajasur en Madrid.
  • 1986. Galería Roglan, Barcelona.
  • Sala Arxiu Tobella, Tarrasa (Barcelona).
  • 1987. Sala del Centro Cultural Cajasur, Córdoba.
  • 1988. Casa de la Cultura, Doña Mencía (Córdoba).
  • 1991. Galería Rafael García, Madrid.
  • 1993. Sala Mateo Inurria. Escuela de Artes Aplicadas, Córdoba.
  • 1997. Sala Cajasur-Gran Capitán, Córdoba.
  • Galería de Arte José Pedraza, Montilla (Córdoba).
  • 1999. Casa de la Cultura, Doña Mencía (Córdoba).
  • 2001. Galería de Arte Trebellar, A Coruña.


Museos y Colecciones

  • Museo Diocesano de Córdoba.
  • Ayuntamiento de Córdoba.
  • Diario Córdoba.
  • Ayuntamiento de Doña Mencía (Córdoba).
  • Diputación Provincial de Córdoba.
  • Real Academia de Córdoba.
  • Museo del Paisaje Contemporáneo "Antonio Povedano", Priego de Córdoba.
  • Cajasur.
  • Colección privada en Colonia (Alemania).
  • Museo de Cerámica Contemporánea, Burgos.
  • Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba.
  • Colecciones privadas de Córdoba, Sevilla, Madrid, Barcelona, A Coruña, etcétera.


Enlaces

  • Ir a una exposición es aislarte y entrar en un mundo nuevo, entrevista publicada en El Día de Córdoba, 27.11.2011

Principales editores del artículo

Hay 4 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.0/5 (9 votos)