Bujalance

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
[[Imagen: |110px]] [[Imagen: |110px]]
Bandera de Bujalance Escudo de Bujalance
Término municipal
Municipio de Bujalance
Código postal 14650
Coordenadas
 - Latitud:
 - Longitud:

37°53' N
04º22' 0
Superficie 124 km²
Altitud 357 m
Población (2010) 7.910 hab.
Gentilicio Bujalanceño/a o bursabolitano/a
Ríos
Alcalde Francisco Mestanza León (PA)
Comarca Alto Guadalquivir
Partido Judicial Córdoba
Pirámide de población
Grupos quinquenales.
Cohortes plantilla h.png Cohortes plantilla m.png
Fuente INE, censo 2001.


Bujalance es un pueblo de la comarca del Alto Guadalquivir, al este de la provincia de Córdoba.

Geografía

  • Ubicación:
  • Clima:
  • Flora y fauna:


Población

- Pedanías:

La Cruz Dehesa de Potros Los Leones María Aparicio Morente

- Centros educativos de Bujalance: También ver categoría Centros de educación de Bujalance

- Medios de comunicación

- Datos poblacionales

- Callejero de Bujalance

Economía

Historia

Heráldica

Escudo de Bujalance.svg.png


Escudo español, de gules, torre donjonada de oro; bordura de azur, con siete torres de oro. Al timbre, corona real abierta.


Siglo XIX

En 1821 era alcalde de la ciudad el abogado Juan María Rojas y Priego, candidato suplente en las Elecciones Generales de 1821 por la circunscripción de Córdoba.

Lugareños ilustres

Alcades de Bujalance de la democracia:

  • Ramón Romero Ramimerez,
  • Luís Cabello Fernandez,
  • Juan García Lain,
  • Antonio Luis Salinas López,
  • Francisco Mestanza León,
  • Rafael Cañete Marfil

Cultura

Turismo

Puntos de interés

*Centro Histórico de Bujalance (Bien de Interés Cultural, año 1983): Su núcleo urbano se encuentra repartido entre cuatro montículos o collados. En uno de ellos se alza el Castillo desde donde se divisa un amplio espacio de las provincias de Jaén y Córdoba. El Conjunto Histórico ocupa la parte más alta del núcleo, y una posición bastante central. Su morfología urbana presenta un cierto aire dieciochesco, con amplias calles asimétricas, manzanas de cierto tamaño y casas de moderada altura. Sus calles con tramos rectos o ligeramente curvos, ofrecen interesantes perspectivas arquitectónicas del más noble estilo andaluz del siglo XVIII. En su tipología residencial destacan más de 50 casas señoriales de gran interés y 32 bienes inmuebles protegidos.

*Museo Histórico-Municipal: El Hombre y su Medio: El museo “El hombre y su medio” de Bujalance nace con el objetivo de ser una ventana al patrimonio histórico local y un innovador instrumento para la educación ambiental. Ubicado en el antiguo Pósito Municipal, una tercia del siglo XVIII anexa al Ayuntamiento, en este Museo se exponen piezas arqueológicas, fósiles, reconstrucciones y maquetas, fotografías y dibujos colocados de forma didáctica para que el visitante conozca las culturas que han pasado por esta tierra, así como su manera de vivir y de relacionarse con el medio natural. Las distintas secciones del museo muestran piezas arqueológicas representativas de los diferentes períodos en la zona y una colección de mariposas que convivían con nuestros antepasados en cada uno de ellos.


Edificios y monumentos

Arquitectura civil

*Castillo de Bujalance (Bien de Interés Cultural, año 1982): También conocido como "la Alcazaba", fue construido en el siglo X bajo el mandato de Abderramán III, siendo un claro ejemplo de la arquitectura militar musulmana. Remodelado en el siglo XIV, dibuja en planta un recinto rectangular de 53 x 51 m, con siete torres de las que se conservan cuatro. El nombre del castillo, Bury al-Hansh, que significa Torre de la Serpiente, y el hecho que tuviera siete torres dieron lugar al topónimo actual de la ciudad y a su escudo. Con muros de tapial con remodelaciones medievales con sillarejos y almenas de chapitel, en la plaza de armas conserva un aljibe cubierto con cuatro pequeñas bóvedas vaídas, y en la actualidad se usa como espacio para fines culturales y actividades al aire libre.

*Antiguo Pósito Municipal (Bien de Interés Cultural, año 2007): Tradicionalmente el pósito de Bujalance ha estado asociado a las Casas Consistoriales y a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Así, mientras que el templo se inició en el siglo XVI, el Ayuntamiento se comenzó en el año 1680, y el Pósito se levantó durante el reinado de Fernando VI (1713-1759). Físicamente estos tres edificios son contiguos y configuran un importante espacio de representación tanto en el orden político, como administrativo y y como religioso del municipio. Consta de dos plantas y una cámara bajo el tejado, aunque esta última probablemente es resultado de una de las postreras intervenciones que ha sufrido el edificio. En la actualidad acoge al Museo "El Hombre y su Medio".

*Ayuntamiento de Bujalance: Edificio del siglo XVII que cuenta con tres plantas con tres crujías. En su fachada presenta un balcón corrido y tres escudos de la ciudad, con una gran puerta principal con dintel recto de piedra molinaza. Edificio habilitado y adaptado para el uso del Ayuntamiento, y habilitación del antiguo pósito adosado como Salón de Exposiciones y usos múltiples.

Arquitectura religiosa

*Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Bien de Interés Cultural, año 1982): Conocida popularmente por sus enormes dimensiones como Catedral de la Campiña, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción se alza en pleno casco histórico de Bujalance, junto a la Plaza Mayor. Fue levantada probablemente sobre una primera iglesia que, a su vez y tras la reconquista de la ciudad por las tropas cristianas de Fernando III, se levantó sobre una antigua mezquita. De estilo gótico-renacentista, la parte más antigua data de la primera mitad del siglo XVI, y cuyas trazas parecen corresponder a Hernán Ruiz I. Es de planta rectangular y tres naves, la central mayor que las laterales, separadas por dos arcadas de cinco arcos ojivales y no presenta crucero. Su retablo mayor renacentista, obra maestra de Guillermo de Orta y Andrés de Castillejo y con pinturas de Leonardo Enríquez de Navarra, data del siglo XVI. A los pies de la iglesia se alza la torre, de planta cuadrada y cuatro cuerpos superpuestos, con una ligera inclinación; con una altura de 55 metros, caracteriza la silueta de Bujalance, siendo visible desde varios kilómetros de distancia.

*Ermita de Nuestro Padre Jesús: Ermita que se encuentra situada en el cerro de la Lobera o "del Calvario", a las afueras de Bujalance. Su primera edificación data del año 1580. Presenta su interior con una planta de cruz latina, y con altares que se sitúan bajo arcos de medio punto. Especial mención por su singularidad merece la decoración a base de yeserías que adornan el friso, las pechinas de la cúpula y el camarín del Cristo, de finales del siglo XVII. En su interior se guardan las tallas de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Simón Cirineo y la Virgen de los Dolores, todas creadas por Antonio Castillo Lastrucci y una cruz barroca de plata cincelada para el cristo. Desde el entorno de la ermita se puede disfrutar de hermosas vistas de la campiña bujalanceña, pudiéndose divisar incluso localidades cercanas.

*Ermita de la Vera Cruz: De muy sencillo estilo andaluz y con una simple portada de piedra de acceso, es ésta una pequeña ermita que fue construida hacia el año 1575 y que ha sufrido distintas reformas posteriores a lo largo del tiempo, la última de ellas tras los efectos de la Guerra Civil española, cuando tuvo que ser reconstruida parcialmente. En su interior se guarda el patrimonio de una de las cofradías más antiguas e importantes de Bujalance: la "Muy antigua y Franciscana Cofradía de la Vera Cruz". Además, entre las distintas obras de arte de su interior hay que señalar un San Juan Bautista, vinculable al círculo del granadino Alonso de Mena y diversas tallas del escultor cordobés Juan Martínez Cerrillo, como las que representan a la Oración en el Huerto, el Rescatado o la Virgen de la Esperanza.

*Iglesia del Hospital de San Juan de Dios: Iglesia de las denominadas "de cajón", con nave cubierta con bóveda rebajada y lunetos y con un arco toral que la separa de la Capilla Mayor. Ligeramente cruciforme, con crucero cubierto por cúpula rebajada sobre pechinas, está toda ella estaba decorada con pinturas, pero solo se conservan las de la cúpula, pechinas y medios puntos de las capillas laterales. Junto a ella es notable el patio claustral con arquerías de ladrillo sobre columnas de piedra con arcos de medio punto peraltados en planta baja y carpaneles rebajados en planta alta. Se encuentra ubicada en el edificio el hospital de San Juan de Dios y la Residencia Municipal de ancianos.

*Iglesia de San Francisco: Esta iglesia de Bujalance está considerada una joya del arte barroco andaluz. Su construcción data del año 1530, aunque fue incendiada en 1936 y reconstruida en el año 1952. Destacan en ella algunos aspectos tan valiosos como el patio de entrada rodeado de cadenas, la capilla lateral neobarroca de la Inmaculada Concepción del Voto, patrona de la Ciudad, un Cristo de la Buena Muerte del escultor e imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci, copia del de la Buena Muerte de Sevilla de Juan de Mesa y la gran torre barroca de ladrillo de cinco cuerpos y 33 m de altura construida en el siglo XVIII, donde los últimos cuerpos manifiestan un enorme parecido con los que rematan la torre de la Mezquita Catedral de Córdoba.

*Convento de Carmelitas Descalzas: Fundado en el año 1708, su iglesia está constituida por una sola nave. En ella merece especial mención el retablo mayor barroco realizado en madera tallada y policromada, considerado un bello exponente del Rococó cordobés; así como varias pinturas y muestras de orfebrería cordobesa del siglo XVII. La comunidad monacal pertenece a la Orden de las Carmelitas Descalzas.

*Colegio Diocesano La Milagrosa: Colegio Concertado La Milagrosa, de Bujalance, gestionado por las Hijas de la Caridad. En su conjunto cuenta con una capilla que cumple con diferentes funciones, tanto de tipo religioso como cultural.


- Tradiciones:

- Gastronomía:

- Productos Típicos:

- Teatro:

- Música:

- Revistas, otras publicaciones y medios de comunicación:

- Centros de Exposiciones

- Biblioteca Pública Municipal de Bujalance

- Archivo Municipal de Bujalance

Deporte


- Hostelería:

Fiestas locales

Vídeo

{{{descripción}}}
{{{descripción}}}

Bujalance en Rincones de Córdoba con encanto

Rincones de Córdoba con Encante, de Francisco Solano Márquez. 2003. Diario Córdoba

No es difícil encontrar en Bujalance un rincón con encanto. Su recordado y telúrico poeta Mario López proporciona la pista en el sinóptico poema Pueblo. Vista general: “El arco. / El Ayuntamiento. / La plaza. /El cielo. / El casino. / Los labradores. / El tiempo...”. Con tan esquemáticos trazos dibuja los rasgos de la Plaza Mayor, tradicional ágora que el poeta percibe como “plaza de oro, nimbada de naranjos y entrañables farolas de principios de siglo. Brasa ardiente engastada en piedra de Porcuna bajo el intenso cielo meridional. Tiempo azul de campanas desde el reloj insomne de su barroca torre inclinada de la Asunción”. En efecto, por encima de naranjos y tejados asoma la cercana torre de la parroquia mayor, “la dama inclinada”, cuyos 55 metros de altura la acreditan como una de las más altas de la provincia. En su primer cuerpo una inscripción informa que se acabó en 1788.

Un siglo más antiguo es el edificio del Ayuntamiento, fechado en 1680, que preside la plaza desde la cabecera. En su noble fachada de tres cuerpos destaca el largo balcón que recorre la planta principal, al que se abren cuatro puertas adinteladas rematadas por frontones partidos, sobre los que campean el escudo de España y el de Bujalance, duplicado. En el interior se custodian algunos tesoros artísticos y sentimentales, como los cuadros costumbristas del pintor local Francisco Benítez Mellado, las mazas de plata del siglo XVII y la bandera del batallón de la Milicia Nacional que luchó contra el invasor francés en Ocaña y Bailén. También pervive dentro el antiguo Pósito transformado en museo, El hombre y su medio, en el que las mariposas constituyen el hilo conductor de las edades históricas. Horada la casa consistorial un blanco arco –más bien angosto túnel–, arranque de la calle Manuel Mantilla Sánchez.

Junto al Ayuntamiento, la cabecera de la parroquia de la Asunción se asoma a la plaza a través del balcón de los Clérigos, situado a espaldas del barroco camarín de la Virgen del Rosario, desde el que los sacerdotes contemplaban las celebraciones públicas. Bajo el balcón, un azulejo perpetúa el sentido soneto dedicado a su pueblo por Mario López, que comienza:“Dorada almena califal alzada / frente a horizontes de Sierra Morena. / Sol y campiña y olivar. Serena / ciudad por altas torres custodiada”.

Ninguna de las plumas que han escrito sobre Bujalance pasa de largo por tan bella Plaza Mayor, que a todas cautiva. Así, el cronista local Francisco Martínez la ve “abierta y luminosa, una de las más bellas de la provincia”, y no le falta razón. El escritor Alejandro López Andrada la contempla “bellísima y luminosa, adornada por dos espesas hilerillas de naranjos, unas cuantas farolas de antiguo aliento, y dos filas de bancos cubiertos por la silenciosa sombra que proyectan los naranjos”. Y la periodista Isabel Leña, que la considera “el corazón de Bujalance”, describe con precisión su grato y colorista ambiente humano, que “contempla por las mañanas el contínuo trajín de las mujeres y hombres que trabajan; y por las noches, cuando llega el estío, siente en silencio el interminable paseo de los ancianos; escucha las voces de los adultos que toman una copa en las terrazas; y sonríe ante la alegría de los niños que corretean de un lado para otro ajenos al mundo”.

Es un placer sencillo y hermoso pasear la plaza –ochenta pasos de un extremo al otro– y pisar con parsimonia las gastadas losas de piedra clara flanqueadas por naranjos en alternancia con robustos bancos. La torre se asoma por encima de los tejados, la casa consistorial aporta una nota de noble distinción y el rojizo casino de la Juventud Artesana, de nombre ya anacrónico, dialoga con el edificio municipal desde la vertiente opuesta, mientras extiende sus veladores y oferta sus patatas rellenas, celebrada especialidad del repostero.

Pero el encanto de Bujalance no termina en la Plaza Mayor. Rincón sugestivo es también el cercano paseo de Santa Ana, dominado por la torre de la Asunción, que eleva su cuerpo de ladrillo junto a la portada principal, procedente del antiguo convento de los Carmelitas; una vez traspasada sorprende al viajero la cuidada iglesia gótico-renacentista erigida en el siglo XVI con intervención de los Hernán Ruiz I y II. El encanto también adorna al ameno parque de Jesús, que se extiende sobre un promontorio en la periferia septentrional, en torno a la ermita dieciochesca del Nazareno, foco de devoción popular que vibra de fervor en la madrugada del Viernes Santo.

Localización

{{{descripción}}}

Direcciones de Internet

Fuentes bibliográficas

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Hay 19 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.7/5 (9 votos)