Comunidad de Regantes de Fuente Palmera

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Instalaciones Comunidad Regantes

La Comunidad de Regantes de Fuente Palmera cubre 5299 Hectáreas regadas y agrupa a 890 Comuneros (Aprox).

Está integrada en la Federación Nacional de Comunidad de Regantes de España (Fenacore ) y en la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucia (Feragua).

Engloba a los términos municipales de Fuente Palmera, Posadas, Hornachuelos, Guadalcazar, Ecija (Sevilla) y pertenece a la confederación hidrográfica del Guadalquivir.

El tipo de regadío que se emplea de manera mayoritaria es riego por localización (85% goteo) y el 15% restante se riega por aspersión.

Los principales cultivos son: Olivar, Cítricos, Frutales, Maíz, Algodón, Cereales y Girasol.

Actualmente la comunidad de regantes presta los servicios de gestión del reparto del agua y asesoría a sus regantes. [1]

Historia

1975
  • Por la empresa AYESA de Sevilla se comenzó a elaborar el proyecto en el año 1976 a cargo del ingeniero Praxedes Cañete Cruz, con el título básico de Transformación en regadío, zona Fuente Palmera con presupuesto inicial de 1.308 millones de pesetas, ampliado posteriormente a 1.867 millones.
  • Fomento de Obras y Construcciones S.A. es la empresa adjudicataria del proyecto.
  • Las obras comenzaron a finales de 1979 y se finalizaron en la primavera de 1983.
  • Se llevó a cabo una ampliación de 300 hectáreas antes de la inauguración que afectó tanto a la puesta en riego como a la sede social de la Comunidad de Regantes.
  • El primer año de riego fue en 1984, aunque las obras no serían entregadas en su totalidad hasta el año 1989.
  • Un año después de la entrega de las obras, en 1990, fueron aprobadas las ordenanzas de la comunidad, las cuales detallaban la regulación del funcionamiento y la organización interna. Estas ordenanzas de acogían a la legislación vigente (Ley de Aguas de 1985 y con el reglamento de Domicilio Público Hidráulico de 1986).[2]

Datos técnicos

Plano de acción de la comunidad

La zona regable de Fuente Palmera (5165 Ha) se ubica entre 50 y 110 m sobre la lámina del río Guadalquivir, por lo que precisa una elevación importante (5,67 mm3/s a un altura minina de 175 m) para que el agua pueda dominar sus tierras. Esta se hace con una estación de bombeo situada en el margen izquierdo del río Guadalquivir, a la altura del contacto del río con el término de Fuente Palmera. La impulsión se hace en dos etapas:
Estación de bombeo en el Guadalquivir, con bombas verticales centrífugas (3+1) de 6800 m3/h bombeando a 74 m de altura a punto fijo (depósito apoyado en el suelo de 5000 m3). Los motores son de arranque directo, con una potencia de 1840 KW y una tensión de alimentación de 10 KV.
Estación de elevación junto a depósito fijo, con bombas horizontales centrifugas (5+1), trabajando permanentemente en carga, de 4000m3/h a 117,8 m de altura en el punto de máxima potencia. Los motores son de arranque directo, con una potencia de 1840 KW y tensión de 10 KV.

Estación de la comunidad

La estación de puesta en carga de la red funciona regulada por un caudalímetro, a todo lo largo de su curva característica. Esta complementada por un sistema de caudales mínimos, (2’+1) bombas de 1000 m3/h a 80 m con motor de 130 KW a tensión de 6000 V, para el arranque y parada de la red, y por un sistema de mantenimiento de la presión de la red que cuenta con un calderín hidroneumático. La potencia total instalada entre ambas estaciones es de 15000 KW El punto de toma de la energía eléctrica es una subestación de intemperie (132/10/6 KV) entroncada con la vecina subestación de Posadas de la compañía Endesa de Electricidad. Dicha subestación intemperie está ubicada anexa a la estación de bombeo de puesta en carga. Tiene la entrada Aérea a 132 KV y salidas subterráneas a 10 y 6 KV para la alimentación de dicha estación, y salida aérea a 10 KV para alimentación de la estación de bombeo de la toma. [3]

Instalaciones interiores


Descripción

  • Estación de bombeo: el agua que se ha tomado del Guadalquivir es impulsada por grupos de moto-bombas de alta potencia.
  • Toma en el Guadalquivir: el agua aspirada es elevada hasta el depósito regulador de la estación de bombeo a una altura de 74 metros.
  • El tipo de riego es caudal contínuo sin limitaciones.
  • La red de distribución es subterránera y se establece a partir del depósito regulador. Las redes secundarias enterradas se organizan de forma ortogonal a la red principal.
  • Hay casetas donde se establece un punto de conexión entre la red principal y la secundaria. El sistema de control es automático conectado con un ordenador central y tiene una gran eficacia. Existen en estas casetas paneles solares que facilitan la energía necesaria para la comunicación de datos y sistema de control.[4]
Estaciones de Bombeo


Detalles

  • En 1976 se redacta el proyecto completo y definitivo alcanzando los 2.500 millones de pesetas.
  • La planta fue piloto en España, siendo visitada en su día por numerosos grupos de turistas nacionales e internacionales: ingenieros y titulados, empresarios, fabricantes y numerosos grupos de escolares.
  • La toma desde el río se realiza por grupos de moto-bombas de alta potencia elevando el agua por aspiración 74 m de altura hasta la estación de bombeo.
  • A partir del depósito regulador se distribuye el agua a través de tuberías subterráneas que se bifurcan en nueve canales principales que a su vez se bifurcan en otras tantas secundarias.
  • Las redes secundarias se organizan ortogonalmente a los ramales principales facilitando así la distribución y el aprovechamiento del agua por aspersión.
  • El punto de conexión se produce a partir de una caseta con sistema automatizado a base de bornas y contadores conectado con un equipo central de proceso de datos.[5]

Galería

  • Imágenes de recorte periodísticos obtenidas de la hemeroteca recopilada por D. Bernabé Galán

Medalla de la Colonia

  • El 5 de Julio de 2017, con motivo de la efemérides del 250 aniversario de la fundación de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena y Andalucía, el Grupo promotor del proyecto es galardonado con la Medalla de la Colonia.
  • Discurso de entrega de la medalla

Al coincidir este año con el 250 aniversario de la fundación de la Colonia, creemos que hay un hecho del pasado que ha tenido una gran repercusión en nuestra historia reciente y en las mejoras económicas de la Colonia, y a cuyos iniciadores del largo proceso que supuso su puesta en marcha, no se les ha reconocido el esfuerzo que llevaron a cabo y los trabajos que emprendieron para hacer realidad el hecho de que hoy más de 5.000 hectáreas de nuestro municipio se beneficien del riego, y de un riego de la más avanzada tecnología que entonces podía emplearse en un proyecto tan complejo.
No cabe dejar de lado el origen de este grupo de personas que emprendieron esta iniciativa, motivados por la preocupación social y el progreso económico de la Colonia. En los años sesenta del pasado siglo, la Colonia constaba como una de las zonas más deprimidas de la provincia y como una de las bolsas de pobreza más significativas.
Un grupo de jóvenes formados en la JAR (Juventud de Acción Rural) más otros que estaban igualmente preocupados por la situación de crisis migratoria que atravesaba la Colonia, entendieron que su compromiso exigía implicarse en la transformación de la sociedad y aventurarse en una empresa que supusiera una mejora de la vida personal y significara un verdadero progreso para los habitantes de la Colonia, ya que la precaria situación económica había dispersado a mucha familias en un proceso migratorio tanto al interior de España como a países de Europa.
Esas inquietudes trataban de plasmarlas en un trabajo de colaboración con el Ayuntamiento de entonces. Era Alcalde aquellos años Antonio Águila Cabrera; Miguel Delgado colaboraba como Delegado de Juventud y varios jóvenes más entre los que cabe destacar a Francisco López Vidal, a Manuel Hidalgo, a Manuel Adame, Andrés Moyano, Juan Rivero, Juan Ramón Reyes Rivero, primer alcalde de la transición, Eugenio Ostos, presidente de la Cámara Agraria y otros muchos que compartían aquella misma preocupación. Aunque los promotores insisten una y otra vez en que ellos sólo dieron un primer impulso al proyecto, que posteriormente se convirtió en una empresa colectiva de todo un pueblo
¿Cómo empezó todo?
En los primeros años setenta del pasado siglo se puso en marcha el proyecto de los riegos del Genil Cabra que abarcaba una amplia zona geográfica, pero acabaría en La Carlota, a las puertas mismas de la Colonia; (luego no alcanzó tanta superficie), pero de ahí nació la idea ¿Por qué no traer los riegos a Fuente Palmera? Pero este grupo de personas tomando como punto de partida aquella interrogante comenzó una larga tarea de sondeos, estudios de viabilidad y posibilidades reales de este, de momento, sueño remoto.
El primer trabajo que se hizo en referencia a este proyecto de futuro lo llevó a cabo un perito agrícola del Servicio de Extensión Agraria de Posadas. Desde ETEA el Profesor José Juan Romero y algunos alumnos colaboradores pusieron en marcha un estudio socioeconómico que permitió conocer no sólo la calidad de los suelos y la estructura de la tenencia y propiedad de la tierra, ya que después de 200 años largos de la colonización, nuestro municipio se había convertido en un concentrado minifundio. Este estudio sirvió de apoyo ante las administraciones de Agricultura y de Obras públicas. A lo largo de este proceso, se iniciaron contactos con la Administración, visitaron la Diputación, Delegaciones del Gobierno y al propio Gobernador Civil de la Provincia. Un dato que no puede pasarse por alto es que en las últimas elecciones a Cortes por el tercio familiar, Rafael Cabello de Alba, que se presentaba por Córdoba, logró el escaño, habiendo recibido un apoyo masivo de votos de la Colonia de Fuente Palmera. De ahí que cuando en plena crisis económica motivada por el precio del petróleo, y para tratar de aliviar la grave situación económica del país, es nombrado ministro de Hacienda y Vicepresidente Rafael Cabello de Alba, formando parte del gobierno de Arias Navarro, último gobierno de la dictadura, se reaviva la posibilidad de abrir cauce al sueño proyectado.
Su condición de cordobés, era de Montilla, y que había presidido la Diputación provincial de Córdoba, movió al grupo de promotores de los riegos a buscar su mediación, ya que el proyecto era muy ambicioso e iba a requerir recursos financieros muy elevados. Su mandato entre el 29 de octubre de 1974 y el 12 de diciembre de 1975 le permitió mejorar la gestión de la Hacienda Pública, y tuvo la oportunidad de visitar Fuente Palmera, tanto como detalle de reconocimiento al apoyo recibido en las elecciones a Cortes, como conocedor ya del interés que había despertado el proyecto de los riegos.
Así que en 1975, cuando se hizo público que visitaría Córdoba, el grupo promotor fue a Córdoba para hacerle partícipe de la idea e implicarle como ministro en dinamizar los procedimientos para la puesta en marcha de los riegos; pero ya, informado de proyecto les afirmó que ya estaba en su plan visitar la Colonia. Vino el 5 de julio de 1975, recibiendo una acogida multitudinaria en la plaza de Fuente Palmera, y allí ante todo el pueblo, dejó sellado el compromiso desde su área de Hacienda para poner en marcha la puesta en riego de 5.000 hectáreas de tierra del municipio de Fuente Palmera.
No fueron pocos los viajes que hubo que realizar a Córdoba y Madrid para consolidar lo que había quedado en precario con el cese de Cabello del Alba en noviembre de 1975. Pero en Julio de 1977 fue nombrado ministro de Obras Publicas y Urbanismo, del segundo gobierno de Suárez, don Joaquín Garrigues Walker, quien tomó a cargo de su ministerio la realización de aquel proyecto soñado y esperado por los colonos de Fuente Palmera.
Hacer comprender a gente acostumbrada al secano, las enormes posibilidades que suponía tener las tierras en riego fue labor y tarea en la que aquellos emprendedores lucharon contra viento y marea, tratando de resaltar los beneficios sobre la parte de los costos que iba a suponer por cada hectárea la consecución de los riegos, más el pago de los gastos del agua y mantenimiento a punto de las instalaciones.
Finalmente, las obras que se iniciaron en 1979 en cinco años estuvieron concluidas tanto las del dique o embalse del río, (Estación de toma y bombeo) como las de arriba, junto a Ochavillo del Río (Estación de distribución). En 1984 se comenzó ya a regar sin que se hubiera procedido a hacer ningún especial acto solemne de inauguración de la puesta en marcha de la zona regable de Fuente Palmera, ni se hubiera hecho entrega definitiva de la obra, cosa que no sucedió hasta 1989. Creemos que con la perspectiva que nos dan los años transcurridos desde 1984, la aportación que supuso la iniciativa emprendedora de este grupo de personas, merece ser reconocida de alguna manera, ya que tanto la del Ministro Cabello de Alba como la del Ingeniero Práxedes Cañete, autor del proyecto, tienen una calle con su nombre en Fuente Palmera.
También Juan Ramón Reyes Rivero, que como Alcalde, apoyó incondicionalmente el proyecto frente a muchos recalcitrantes, tiene una calle en nuestro pueblo. Creemos que el pequeño grupo promotor de los riegos de Fuente Palmera (aunque ellos compartan el mérito con todos los ciudadanos que empujaron aquel carro) es merecedor de que se le conceda por primera vez a un colectivo, la medalla de la Colonia, prevista en nuestro reglamento de honores y distinciones.[6]

Referencias

Caseta de riegos
  1. Antigua Web comunidad regantes
  2. Trabajo Profesional Fin de Carrera. ETS Ingenieros Agrónomos y de Montes. Departamento de Agronomía. UCO. Uso racional del agua y la energía en la Comunidad de Regantes de Fuente Palmera. Mª Teresa Carrillo Lobo
  3. Visita Técnica Estación de bombeo zona regable de Fuente Palmera. Dpto. Ingeniería Eléctrica – Universidad de Córdoba. 2010.
  4. Itinerario geográfico por las nuevas poblaciones Carolinas de Córdoba M. Ortigosa y M. Balsera
  5. Equipo Verde, 1987
  6. Periódico El Colonial, números 300-301. Discurso de Teresa Fernández Ramírez

Situación

{{{descripción}}}

Principales editores del artículo

Valora este artículo

1.0/5 (2 votos)