Fray Ricardo de Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Fray Ricardo de Córdoba
Fray Ricardo de Córdoba O.M.F


Sacerdote y fraile Capuchino, nace en Córdoba el 1 de octubre de 1946 en la Puerta del Rincón, y fallece en Córdoba el 17 de mayo de 2019 a causa de una enfermedad cardíaca. De nombre civil Ricardo del Olmo López. Ingresa en la Orden Menor de los Franciscanos en el año 1968 realizando sus estudios eclesiásticos en Antequera. Llegó a ser ordenado en Córdoba el 8 de diciembre de 1975 por el obispo José María Cirarda Lachiondo en la iglesia de San Pablo ante al imagen de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos Coronada.

Ha estado destinado en diversos lugares entre ellos en la barriada de Alcolea de Córdoba, en el Convento de Capuchinos de Córdoba llegando a ostentar el cargo de Hermano Guardián, fue trasladado al convento que dicha orden tiene en Sevilla ejerciendo igualmente el mismo cargo, siendo su último destino en Jerez.

Fray Ricardo siempre ha llevado impregnado en su espíritu el carisma franciscano, ejerciendo su pastoral mediante la predicación y el culto sacramental. Principalmente se le conoce por su faceta como cofrade, pregonero, diseñador e impulsador de cofradías de Semana Santa, tanto en Córdoba con el Andalucía. Esta labor no es independiente de su ministerio sacerdotal, sino todo lo contrario, pues la conjuga como parte integrante de su labor pastoral. Así define esta labor: -Yo he agregado a mi vocación cofrade, el ministerio franciscano junto a mi ministerio de sacerdote, por ello, estoy totalmente abocado a servir espiritualmente en todo lo que necesiten las hermandades y las cofradías de Semana Santa.

Desde muy pequeño siente de una forma innata su vocación cofrade, pues la Semana Santa era vivida en su casa con verdadero fervor. Este ambiente le permite desarrollar una especial inclinación y simpatía por todo lo que eran las imágenes en la conmemoración de la Pasión del Señor. Su asistencia a los cultos de las cofradías en la iglesia de Santa Marina (su parroquia) donde estaban ubicadas las hermandades de la La Esperanza y el Resucitado junto a la de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Paz y la Esperanza de Capuchinos le fomentan más su inclinación cofradiera.

Su primera hermandad es la del Santísimo Cristo de la Expiración, aunque sentía en su interior el estar vinculado a todas las de Córdoba. Tal pasión, le lleva cuando ya era fraile a ser fundador de dos cofradía cordobesas, tales como: Nuestro Padre Jesús de la Sangre en el Desprecio del Pueblo y Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Gozosos y Dolorosos llamada igualmente del Cister o en Alcolea con el nombre del "Cristo de las Cinco Llagas" y de la "Virgen de los Dolores". Su entrega a las cofradías le vincula como hermano a 17 de ellas, 7 son cordobesas y el resto están ubicadas en Sevilla, Sanlúcar de Barrameda, Jerez, Linares... Además desempeña la dirección espiritual de varias cofradía cordobesas y sevillas.

Hay una característica que le diferencia en mucho con la mayoría de lo cofrades, cuales es, el ser diseñador (desde pequeño de una forma autodidacta pintaba y dibuja) de bordados en mantos, palios, sayas, tocas, simpecados, etc. enseres relacionados con ornamentos cofradieros. Se puede decir que Fray Ricardo es todo un referente en el dibujo del arte barroco, pues ha realizado diseños a hermandades de muchísimos lugares Andalucía. Al respecto así se manifiesta: -Cuando estoy dibujado me siento espiritualmente devoto de la Virgen en sus múltiples advocaciones, se llame de la Paz o de la Merced o de los Ángeles, siempre procuro tener en cuenta el nombre con objeto de que el diseño responda a su propia peculiaridad.

-Al realizar un dibujo no tengo nada delante, sólo mi imaginación, así realizo los proyectos. Si no me gusta lo borro y hago una nueva composición, tratando dar un nuevo giro o dirección al diseño, de tal forma, que siempre el barroco esté presente, ya que es parte genuina de la cultura cofrade de Andalucía.


Hay un tema que nunca elude Fray Ricardo. Se refiere, a su postura “sevillanista” con respecto a la Semana Santa. Esta toma de postura, crea polémica en ciertos sectores de Córdoba llegando incluso a crear algo de malestar. En referencia a este tema en los años 1987 y 1992 el Diario Córdoba recogía los siguientes comentarios de este fraile capuchino: -Me gustaría que hubiera un día un debate donde todos esos que defienden a ultranza un estilo cordobés me lo vinieran a exponer, a ver cuál es ese estilo cordobés. Porque lo que sí es cierto, es que la Semana Santa en España tiene dos polos muy diferenciados: uno en Castilla y otro en Sevilla. Y lo que no podemos pretender es que un satélite sea planeta. Indudablemente, Córdoba tiene su espíritu peculiar, pero formas propias no tiene ni la Semana Santa de Córdoba, Cádiz, Jerez, éstas serán siempre satélites de Sevilla, aunque le pese a todos aquellos que me oigan.

-Sevilla tiene una historia y una cultura de Semana Santa que no la ha tenido Córdoba, donde todas las artes han terminado volcándose al servicio de las cofradías. Córdoba ha tenido grandes retablistas, constructores de iglesia... pero esa ciertamente profunda cultura cofrade no. Por eso, quiero decir que Córdoba tiene el poder y el misterio de asumir incluso lo que no es suyo haciéndolo suyo.

También daba su opinión sobre lo que le falta a la Semana Santa cordobesa. –Le falta una exacta valoración de lo que tenemos entre manos, lo que no quiere decir que no sintamos desde siempre la celebración como acto religioso. Hablo más bien de los esfuerzos cofrades, espirituales y artísticos que hay que hacer para poder decir que la Semana Santa de Córdoba está completa; tengo que recordar por ejemplo, la cantidad y la calidad de pasos de misterio que faltan en nuestra ciudad. El último comentario fue escuchado, dado que pasadas casi dos décadas, muchas cofradías han llevado a efecto esta recomendación.

Fray Ricardo es una persona temperamental, de una sensibilidad a flor de piel que no deja indiferente a quien lo escucha, es más, suscita admiración por su capacidad de trabajo y su entrega generosa a las hermandades. Por este motivo fue reconocido como “Cofrade Ejemplar”. Se puede decir sin equívocos que dentro del estamento eclesiástico es la persona más amante y defensora de los valores cofradieros.

Fallece en Córdoba el 17 de mayo de 2019.

Reconocimientos y Actividades

Se designan algunas de las más significativas:


  • Pregonero del 50 aniversario de la fundación de la Hermandad de Montensión de Sevilla.


  • Pregonero de la Semana Santa de Córdoba en el año 1983.


  • Predicador de infinidad de Triduos, Quinarios y Septenarios entre la que se encuentran la Virgen Macarena (8 veces) y la Esperanza de Triana de Sevilla.



  • Ha presentado sus números trabajos en diversa Exposiciones.


  • El libro “Semana Santa en Córdoba” publicado por la Caja Provincial en 1989 lo reseña junto Juan Martínez Cerrillo como el más citado en el índice de nombre propios.


  • Es autor del capítulo correspondiente a los bordado en el primer volumen de Córdoba, “Tiempo de Pasión, editado por la Obra Social de Cajasur año 1991.


  • Ha colaborado en multitud de publicaciones cofrades de Córdoba y Sevilla



  • Sus diseños están igualmente presentes en muchas de las hermandades de Andalucía, como: El frontal para Virgen del Rosario de Cabra; manto de la Virgen de la Esperanza de Jerez; manto para al Virgen de la Esperanza del Perché de Málaga; mantos para la Virgen de los Dolores de las hermandad servita de Cádiz y para su patrona la Virgen el Rosario; sayas para la Esperanza de Moguer, para la Virgen de la O llamada de los Gitano de Málaga o la túnica realizada para un San Juan de Puente Genil.

Galería de Imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.44/5

3.4/5 (9 votos)