Diego Camino Pulido

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Diego Camino Pulido
Diego Camino Pulido


Nace en el año 1905, muere el 24 de marzo de 1967 en Córdoba.

Fue uno de los fundadores de la Peña Los 14 Pollitos peña por excelencia del barrio de San Agustín en los años cincuenta. Llegó a ser su presidente en cuyo mandato elevó a las cotas más altas de popularidad a dicha peña por el impulso dinamizador que le imprimió.

En sus viajes de agente comercial, llevó por toda España la bandera de Córdoba, exaltando las costumbre y valores propios de su tierra, siendo por lo tanto un excelente embajador e igualmente servío de cicerone cuando llegaban a Córdoba sus numerosas amistades forasteras, llegando a ser el mejor presentador de la ciudad.

Diego Camino como le gustaban a sus amigos llamarlo, colaboró de una forma desinteresada y caritativa con el párroco de Santa Victoria Agustín Molina Ruiz en la llamada “Operación Ladrillo”, con su ayuda dinámica dió a conocer en el mundo peñístico la labor social del “Padre Ladrillo”.

En el año 1957 fue fundador de la revista Córdoba en Mayo junto a Juan Montiel Salinas, en la cual llegó ejercer de administrador durante años. Al colaborar en esta revista demostró de otra forma su amor a Córdoba. Apoyando algo que exaltaba las tradiciones, costumbres, personajes populares y aspectos culturales de la ciudad.

Diego Camino se expresaba como cordobés en sus gestos y palabras, al llevar grabada Córdoba en su alma. Hombre dicharachero y afable que sabía alternar con personas de cualquier clase social. Iba en muchas ocasiones acompañado de personajes castizos de popularidad reconocida como: Luis Navas y Pepe Conde. Sus orígenes peñísticos, se debían a la gran amistad que tuvo con aquél castizo cordobés llamado Alfonso López Garrido "Marqués del Cucharón", que fue miembro de la Peña Los 99; madre de todas las peñas que surgen a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta.

Testiminios

  • Con motivo del fallecimiento de Diego Camino el Diario Córdoba publicó la siguiente nota necrológica.


Tenemos en la memoria los gratísimos momento que pasamos a su vera, en unión de sus familia, unas veces, muchas junto a los amigos, que tuvo muchos y por todas parte, porque Diego Camino fue en vida uno de esos hombre que irradiaba simpatía, bondad y don de gentes, dando siempre ejemplo de caballerosidad y honradez en sus actos y trabajo.
Diego Camino fue alma de la siempre recordada peña “Los 14 Pollitos” y se le recuerda en todas las peñas como a hombre imposible de olvidar, de modo que dejó entre cuantos lo trataron y conocieron una gran vacío.



Gran cordobés Diego Camino, al que conocía por sus grandes simpatías, por su dinamismo sin límite y sobre todo por ese espíritu de exaltar la patria chica, principal objeto de esta publicación.
Diego Camino, demostró en todo momento su amor a Córdoba, pues no en vano se convirtió en cicerón en muchísimas ocasiones de personas que llegaron a nuestra ciudad deseosos de conocela, y allí estuvo siempre presto a servir al prójimo con aquella simpatía, arrolladora que le caracterizaba, con caballerosidad y cordobesismo sin límites.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.88/5

2.9/5 (8 votos)