La Columna Miajas hacia Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
General José Mijas

La Columna Miajas hacia Córdoba

El 20 de agosto de 1936 estuvo Córdoba rodeada por fuerzas leales a la II República, estando a punto de ser tomada por éstas. Las fuerzas defensivas eran en número bastante inferior a la Columna del general Miajas. Prueba de ello es, que en el Puente Romano pusieron como parapeto los carros de la basura al no tener otros medios de resistencia. Tal era la situación, que las familias de posición acomodada se marchaban a Sevilla.

En el asalto se combinaron tres avanzadillas: la del Norte o sierra, estaban el Batallón del Terrible de Peñarroya-Pueblonuevo, el Batallón Bautista Garcés de Villanueva de Córdoba que días anteriores habían participado en la toma de Pozoblanco y además se incorporaban fuerzas regulares de artillería procedentes Murcia y Cartagena mandadas por el comandante de artillería Armentía; la avanzadilla Centro  con dos secciones , una entraba por Villafranca con un punto decisivo, alcanzar el puente Mocho y avanzar también hacia Alcolea, estaba mandada por comandante de infantería Balibrea,  la componían  fuerzas regulares del 11 de Ametralladoras Castellón,  la segunda  era la Milicias de Jaén, mandada por el comandante Peris que provenite del El Carpio  se introducía por  al margen izquierda del Guadalquivir para tomar el puente de Alcolea; la avanzadilla Sur la formban dos secciones, mandadas por el comandantes Pérez Salas y Viqueira estaban compuestas por fuerzas regulares de ametralladora y artillería provenientes de regimientos de Castellón y Valencia, un batallón de milicianos de la CNT de Alcoy, más las Milicias Ramón Casanellas  de Espejo reforzada por una compañía de Guardias Civiles, sus objetivos eran entrar en dirección al Guadalquivir por el vado de Casillas y  Puente Romano.

Se inicia  en la tarde del 20 agosto la primera ofensiva por el flanco Sur avanzando sin resistencia hasta Torres Cabrera  donde  fue eliminado un foco de resistencia facciosa,  continuaron  hacia Córdoba,  encontrándose atacados por un fuerte y contundente bombardeo  llevado por la aviación  de los sublevados con resultados eficaces,  esta circunstancia paralizó de momento el avance desconcertando sobre todo a las milicianos voluntarios que se dieron a la desbandada, no obstante a este inconveniente siguieron en hacia Córdoba llegando a sólo 6 kilómetros de la misma, pero incomprensiblemente recibieron orden de retirada por parte del mando superior, pues tenían comunicación que los guardias civiles mandados por el capitán Reparaz, que venía en segunda línea, estaban a punto de evadirse para pasarse al enemigo, cosa que ocurrió posteriormente.

Vicente Sol Sánchez representante del Gobierno en la Columna Miajar

Fuera de toda lógica la ofensiva del franco Centro  se inicia el día 21 en lugar del 20 por el puente Mocho mediante una preparación artillera y de la aviación republicana. Se puede decir que ese fue el únio combate de toda esta operación  con signos evidentes de batalla, donde  se puso a prueba la resisitencia del Regimiento de de Artillería nº1 de Córdoba mandado por el comandante rebelde Sáenz de Buruaga. Las fuerza republicanas no pudieron sobrepasar el puente y por tanto quedó frutada esa avanzadilla con el inconveniente que ya se había parado el ataque por el  franco Sur . Las Milicias de Jaén al mando de de Peris venían avanzando desde El Carpio por la margen izquierda del Guadalquivir en dirección a Alcolea, estando supeditada su inmediata acción por la toma de Balibrea del puente Mocho, al  no tener resultado esta operación sólo intervinieron el día 22 bombardeando "Las Cumbres ", más  otras acciones de castigo en las líneas rebeldes cercanas a Alcolea, cosa que no tuvo consecuencias, pues la operación ya había fracasado. Su objetivo de tomar el famoso puente  guerrero de esta localidad no pudo realizarse.

En el flanco Norte se dió la orden de avanzar el día 20 llegando sin inconvenientes -salvo una pequeña resistencia en el túnel de "Los Pradillos- hasta la “Venta Pedroches” a sólo pocos kilómetros de la ciudad. Su objetivo era entrar en Córdoba cuando las demás avanzadillas estuvieran realizando el asalto, pues el cuartel general veía a este ejército menos preparado. Fue un error, ya que esa zona era la menos protegida y las Brigadas ya tenían la experiencia de haber intervenido en Pozoblanco.

Paralizada la ofensiva por el flanco Sur de una forma incomprensible y absurda se vino la operación al traste, ya que no intervino para nada el flanco Norte, máxime cuando no se habían agotado ni mucho menos los recursos materiales y humanos movilizados en una batalla que prácticamente no se dio, dado que la proporción de fuerza estaba de 1 contra cinco a favor de los republicanos.

El descalabro del general Miajas ante Córdoba, fue injustificado e incomprensible, pudo tener su error en situar el fuerte del ataque en la campiña cordobesa sin defensa naturales, teniendo que soportar en pleno descampado a la aviación enemiga, y lo que es peor, con una muralla muy difícil de franquear con era el rio Guadalquivir, pues para cruzarlo no había nada más que el puente de Alcolea y Puente Romano, más el vado de Casillas. Conscientes los sediciosos de  por dónde podían atacar el enemigo reforzaron dichos puntos. Miajas no tuvo en cuenta que el sitio natural de ataque con todas las ventajas para él era el flanco Norte de la sierra por Cerro Muriano, pudo desde ese lugar dominar por la altura a Córdoba, lugar donde podía montar artillería pesada concretamente en "Torrealboles", sin que fuera vulnerable por sus enemigos, era el punto más eficaz desde el punto estratégíco para de la conquista de la capital.

Plan de ataque a Córdoba por la Columna Miajas

Otro fallo de general Miajas y su Estado Mayor fue la lentitud y en la preparación de las operaciones, así como no estar apoyada por la aviación con un ataque contundente y masivo dirigido a los puntos resistentes, igualmente iniciado el ataque hubo una total descoordinación de órdenes entre las avanzadillas, por lo tanto, dio lugar a que el enemigo se organizase con sus escasos medios y trajeran desde Sevilla al Primer Escuadrón de Tambor de Regulares.

Hay datos para pensar que Miajas quiso entrar en Córdoba sin pegar un tiro al ofrecer al rebelde coronel Ciriaco Cascajo la rendición, puede que esa fuera su tardanza en efectuar la operación. Al no tomar las fuerzas republicanas Córdoba se perdió la  oportunidad estratégica y táctica de  ampliar el Frente Sur  en cotas muy favorables para  el Gobierno legítimo. Por el contrario, los alcistas creyéndose héroes (llamando a Córdoba “ciudad heroica”) tomaron a partir de ese momento la iniciativa ofensiva que le sería favorable  en  el Frente Sur y en especial en la provincia de Córdoba al conquistar  la totalidad de la campiña, parte sierra y  y todo el valle alto Guadalquivir.

Los rebeldes en aquellos días intensificaron los fusilamientos entre los no adictos o sospechosos al nuevo régimen, celebrando la no entrada de los republicanos (para ellos "Rojos")  con un gran repique de campanas y actos religiosos en acción de gracias, en especialmente dirigido a San Rafael Custodio de Córdoba, pues se le atribuía un gran milagro. Durante décadas todos los 20 de agosto se celebraba una fiesta solemne  de acción de gracias en la Iglesia del Juramento dónde participaban tanto las autoridades civiles, militares y eclesiásticas.

Prueba de esa alegría y con motivo de la indignación por los bombardeos ejecutados el día 20 de agosto sobre la ciudad por la aviación republicana, se organizó una manifestación -según los sediciosos- “espontanea” de mujeres en la que intervino la Banda Municipal,  dandose vivas y eslogan al Ejercito, a San Rafael y a la Virgen de los Dolores… y muera e insultos al Gobierno “Rojo” y al hijo maldito de la ciudad don Antonio Jaén Morente.


  • Información y material recogido del libro La Guerra Civil en Córdoba de Francisco Moreno Gómez y otras fuentes orales y escritas.
  • Artículo publicado en "Postal del Día" de fecha 20 de agosto de 1942 en el Diario Córdoba. Ver en [1] Categoría: Guerra Civil; Apartado: Hechos; Artículo: Veinte de Agosto I y II

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente4.14/5

4.1/5 (7 votos)