Belmez

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
[[Imagen: |110px]] [[Imagen: |110px]]
Bandera de Belmez Escudo de Belmez
Término municipal
Municipio de Belmez
Código postal 14240
Coordenadas
 - Latitud:
 - Longitud:

38°16' N
05º12' 0
Superficie 211 km²
Altitud 532 m
Población (2005) 3.440 hab.
Gentilicio Belmezano/a
Ríos
Alcalde José Porras (PSOE)
Comarca Valle del Guadiato
Partido Judicial Peñarroya-Pueblonuevo
Pirámide de población
Grupos quinquenales.
Cohortes plantilla h.png Cohortes plantilla m.png
Fuente INE, censo 2001.


Belmez es una localidad de la provincia de Córdoba, Andalucía, España. En el año 2005 contaba con 3.440 habitantes. Su extensión superficial es de 211 km² y tiene una densidad de 16,3 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 38º 16' N, 5º 12' O. Se encuentra situada a una altitud de 532 metros y a 71 kilómetros de la capital de provincia, Córdoba.

Geografía

- Ubicación: Ubicada en el Valle del Guadiato, y atravesada de oeste a este por dicho Río, afluente del Guadalquivir por su margen derecho; está situada en el Km. 200 de la carretera Nacional 432, distando 70 Km. de su capital, Córdoba

- Vías de acceso: N-432, N-432a y A-3175

- Clima:

- Flora y fauna:

Población

- Pedanías:

Doña Rama| |El Entredicho| |El Hoyo| |Lago del Fresno

- Centros educativos: Ver categoría Centros de educación de Belmez

- Medios de comunicación

- Datos poblacionales

Economía

La economía de Belmez está notablemente condicionada por su especifidad geográfica, su inserción plena en la franja de depresión socioeconómica del Alto Guadiato y el déficit de infraestructuras varias que soporta, se ha unido el éxodo rural de las últimas décadas y la especialización excesiva de la economía local en el sector minero-industrial.


Historia

Los restos que se conocen de momento de Belmez, pertenecen al Neolítico final. Proceden del yacimiento de Sierra Palacios, y se trata de varios fragmentos de cerámica decorados a base de una capa de pigmento rojo (almagra) que recubre toda la superficie. La etapa mejor y más representada en Belmez es la que sigue al Neolítico, el Calcolítico, de la que se cuentan además de poblados sepulturas de varios tipos y fases.

Es constatable la huella de la presencia romana, encontrándose lugares como: inhumación con lápida funeraria, minas de cobre, minas de hierro, etc.

También es observada la presencia visigoda, encontrándose un hábitat al sur de la aldea de El Hoyo, y también conocido el ladrillo visigodo de Belmez.

Belmez se formó tras la reconquista al amparo del castillo, empinado sobre una imponente elevación caliza, y se expandió hacia el camino real de Córdoba.

Los vestigios humanos en el término de Belmez se remontan hasta el Paleolítico y se prolongan por el Eneolítico, las culturas dolménicas, ibérica y romana, y por las épocas visigoda y musulmana, quedando esta última plasmada definitivamente en su paisaje, por el castillo que corona la población. Poco después de la conquista de Córdoba en el año 1236 se asentaron en estas tierras algunos vecinos de Fuente Obejuna atraídos por su riqueza. Hasta el año 1458 estuvo sujeta a la jurisdicción de Córdoba, pasando después a manos del maestre de Calatrava don Pedro Téllez. El descubrimiento por parte de un vecino de Almadén de las posibilidades carboníferas que caracterizan al término municipal de Belmez, originó una fortísima inmigración a principios de siglo.


- Heráldica:

- Lugareños ilustres

Cultura

- Tradiciones:

- Gastronomía:

- Productos Típicos:

Turismo

Monumentos y lugares de interés

De todos los accesos a Belmez desde la variante, uno destaca por nacer junto a la Ermita de la Virgen de los Remedios; así que el primer saludo que recibe el viajero es el de la Patrona del pueblo.

En una visita a la población es obligada la subida al Castillo de Belmez, donde se inicia en la antigua calle Empinada (hoy calle Rafael Canalejo Cantero), junto la Ermita de la Virgen del Castillo, poco más arriba, un arco reciente de rojiza piedra enmarcada, marca la entrada a las escaleras que preceden el amurallado recinto sobre la desnuda base de erosionadas rocas, que forman, arriba, una pared y luego descienden en rampa hasta los últimos tejados del pueblo.

Por las calles, la medula espinal urbana de la localidad es la calle Córdoba, que asciende recta, y más acá, la torre parroquial emerge entre los tejados, rojiza como ellos, siendo su tramo superior de la calle su principal eje comercial.

Frente al parque más grande de la comarca del Alto Guadiato, la calle Covadonga baja hasta la Plaza de Toros, que ha cumplido ya 75 años. Junto con la de Córdoba, es la más famosa.

En el casco urbano queda alguna casa señorial, aunque lo principal a reseñar es el edificio del Ayuntamiento, construido en la segunda mitad del siglo XIX.

Cabe destacar la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Anunciación, creada en el siglo XIII, a continuación de la Reconquista. La torre representa el mejor testimonio de la obra medieval del templo. También de origen medieval la Ermita de Nuestra Señora del Castillo, se reduce a una nave única, se ven los arcos transversales apuntados, en un lateral se conserva una bella portada bajo conopio, típica de época Reyes Católicos.

Se sitúa en el término Municipal de Belmez el Embalse de Sierra Boyera; gran extensión en la que se celebran competiciones de piragua, remo, y otras series de deportes acuáticos.

La Escuela Universitaria Politécnica de Belmez, es el único campus de la Universidad de Córdoba situado fuera de la capital, fundada en 1924.


- Hostelería:

Fiestas locales

Festividad de La Patrona Virgen de los Reyes. Se celebra el 6 de enero en la Aldea de El Hoyo. Las Ferias y Fiestas de la Patrona se celebran el penúltimo fin de semana de Agosto.

Día de los Tomillos. La fiesta más tradicional de Belmez es el día de los tomillos, la noche del 19 de enero, los jóvenes de la localidad van a la sierra cercana a coger manojos de tomillos, son llevados hasta la puerta de sus casas, cruces de calles o plaza, donde se amontonan hasta el toque de ánimas, momento en que se les prende fuego. Es ésta una noche alegre donde se canta, baila y juega en torno a las candelas.

Festividad de La Patrona Virgen de la Candelaria. Se celebra el 2 de febrero en la aldea de Doña Rama. La Feria y Fiestas en honor a esta patrona las celebran el 2º fin de semana de Agosto

Sábado Santo - Quema de Judas. El sábado Santo se hace la típica quema de Judas en la aldea de Doña Rama

Semana Santa. Conmemoración en el calendario cristiano referente a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Las Cruces de Mayo. Como en la mayoría de los pueblos cordobeses, se celebra el primer fin de semana de mayo.

Día de San Isidro. Fiesta Local que se celebra 15 de mayo; misa, procesión y romería en honor del patrón de los agricultores. También se celebra en la aldea de El Hoyo.

Verbena en Honor de la Virgen del Carmen. Se celebra el 16 de julio , en el paraje de El Entredicho.

Feria y Fiestas en honor de la Patrona Ntra. Sra. de los Remedios. Se celebra a partir del 7 de septiembre, y es la fiesta grande de la localidad. En ella se realizan varios actos religiosos y la feria grande.

Santa Bárbara. Se celebra el 4 de diciembre, misa y procesión en honor de la patona de los mineros y de los estudiantes universitarios de minas que estudian en la localidad.

Galería de imágenes

Vídeos

{{{descripción}}}

Localización

{{{descripción}}}

Belmez en Rincones de Córdoba con encanto[1]

La arrogante presencia del castillo medieval, construido sobre una sólida base roquera –dicen los belmezanos que mide 84 metros de altitud–, domina como un grabado antiguo todas las vistas de Belmez. Tres formas hay de contemplar el castillo matriz, cuyo origen sitúa el historiador Ricardo Córdoba en época califal: la primera, a distancia, vigilante del Valle del Guadiato; la segunda, desde la propia villa, que propone jugar a descubrirlo enmarcado por calles o sobrevolando los tejados; y la tercera de cerca, cara a cara, tras superar las escalinatas que ascienden por la falda meridional del escarpado cerro. Esta ascensión, más fácil de lo que al viajero le pueda parecer, regala una vista casi aérea del caserío, que desplegando sus rojos tejados se extiende mansamente a los pies de la derrotada fortaleza.

El trayecto con más encanto de Belmez es sin duda el que discurre entre la plaza de la Iglesia de la Anunciación y la ermita de la Virgen del Castillo, situada a los pies de la fortaleza. Toma la plaza el nombre de la parroquia de dicha advocación, monumento que la llena y la hermosea. Si toma asiento en cualquiera de los bancos situados enfrente, entre risueños arriates, el viajero apreciará cómo despliega el templo la blanca fachada de la epístola, agraciada con elementos que la amenizan, como los contrafuertes, las claraboyas, la cúpula de la capilla mayor, rematada por una blanca linterna sobre la que anidan las cigüeñas, y un azulejo mural con la efigie de la patrona la Virgen de los Remedios, que reside en una ermita periférica.

Pero lo más destacado del conjunto, donde primero se fijan sin duda los ojos del viajero, es la rojiza y esbelta torre que apunta al cielo desde los pies del templo; tiene un primer cuerpo de mampostería, por el que escala una bignonia trepadora, y en el que se abre un arco de medio punto –la antigua portada, hoy en desuso–, sobre el que se elevan otros tres cuerpos decrecientes de ladrillo, de raigambre mudéjar. Corona la torre otro nido de cigüeñas, que de tarde en tarde sacuden la calma silenciosa con su crotorar, como llaman los biólogos al frotar de los picos. El origen medieval que se atribuye a la iglesia primitiva queda desdibujado por posteriores reformas, como la cabecera, fechada a principios del siglo XVII.

Ahora debe el viajero seguir la calle de Santa María y estar atento a las apariciones del castillo, enmarcado por las calles descendentes que a ella se abren, como Coso y Tesoro, o la plaza de los Hospitalillos, conjunción de campo de deportes y modesto jardín, separados por una hilera de falsos pimenteros. En esta calle, como en otras de Belmez, sorprenderán al viajero la abundancia de artísticas gárgolas de hojalata –que aquí llaman dragones– junto a los aleros de los tejados, por las que escupen los canalones el agua de lluvia.

Y enseguida la ermita de la Virgen del Castillo, que cautiva por su recogimiento y sabor medieval; una breve escalinata flanqueada por jardincillos asciende hasta el pequeño atrio que cobija su portada adintelada. Si el viajero tiene la fortuna de encontrarla abierta debe asomarse al interior para apreciar sus apuntados arcos transversales de rojo ladrillo, tan característicos de las iglesias de la Sierra, y su intimismo envuelto en penumbra. La imagen titular, en cambio, es moderna, pues la original dicen los belmezanos que se desintegró en un brusco balanceo procesional. Viendo la protectora presencia que el castillo ejerce sobre tan antigua ermita, pensará el viajero, con razón, que su Virgen titular no podía llamarse de otra forma.

A la vera de la ermita arranca la escalonada vía que asciende hasta el castillo, jalonada de tuyas y chumberas y rotulada con el nombre de Rafael Canalejo Cantero, aquel popular “alcalde del millón” que la televisión en blanco y negro hizo famoso en los primeros años setenta, que la gente aún recuerda con emoción y gratitud. Al inicio de la subida el poeta cordobés José de Miguel dedica un hermoso soneto el castillo, grabado sobre una indeleble lápida de granito oscuro: “Alto airón que a las nubes desafía / erguido como un águila cimera / en su sitial de rocas pareciera / guardián fiel de la fértil serranía”, proclama la primera estrofa del poema. Después de leerlo, quisiera el viajero ser águila imperial para encaramarse de un vuelo en la desdentada torre del Homenaje que domina el paisaje. </div>

Referencia

  1. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba

Direcciones de Internet

Fuentes bibliográficas

Wikipedia Guadalinfo Belmez


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Hay 8 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.6/5 (11 votos)