Historia de Pozoblanco

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Parece probable que el origen de Pozoblanco al igual que otras poblaciones cercanas como Villanueva de Córdoba, se sitúe en torno al mediados del siglo XIV, como consecuencia de la huida de habitantes del vecino Pedroche a causa de la peste. Otras hipótesis apuntan a que dado que los habitantes de Pedroche tenían que pastorear en tierras cada vez más alejadas de la ciudad, en lugar de acudir cada día al pueblo, formaban núcleos pequeños donde hacían su vida diaria. Así, cuando estos núcleos crecieron formaron los distintos pueblos de la comarca, entre ellos Pozoblanco.

Se cree que los primeros asentamientos se realizaron en el hoy llamado barrio del «Pozo Viejo», al pie de un cerro, y alrededor de un pozo de brocal blanco debido a la costumbre de enlucir y encalar los brocales cuando se hacían de ladrillo, y no de bloques de granito como era más corriente, siendo este el origen del nombre del pueblo. El brocal de ladrillo es representado en el escudo municipal. Otras hipótesis sostienen que los pozos adquirían un nombre, normalmente de quien los cerraba en caja, y existió un pozo llamado Pozo del Blanco por la zona de la calle Encrucijada, que pudiera haber dado el nombre al pueblo. En cualquier caso es curioso que el pozo originador del nombre del pueblo se llame Pozo Viejo.

El gentilicio popular de «tarugos» viene de la denominación que se hacía por la zona a los troncos de madera (tarugos de madera). Antiguamente, las personas de Pozoblanco practicaban comercio con leña. La distribuían en un camión y, al llegar al pueblo donde se iba a vender la mercancía, hacían sonar la bocina. La gente cuando iba al trabajo los oían llegar. Salían por las ventanas avisándose unos a otros y gritando: «¡¡Ya vienen los tarugos!!», refiriéndose a los troncos de madera. Al final se quedaron con dicho nombre todos los habitantes de la ciudad.

En un principio, Pozoblanco dependió administrativamente de Pedroche hasta que, alrededor de 1478, obtuvo el título de Villa, posiblemente de manos de los Reyes Católicos. Durante la Edad Moderna, y más concretamente desde 1560 hasta 1747,1​ la historia de Pozoblanco va ligada a la de las llamadas Siete Villas de los Pedroches (Pedroche, Torremilano, Torrecampo, Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Alcaracejos y Añora) hasta 1836 en que se produce la ruptura de esta comunidad y las tierras comunales son repartidas entre estos pueblos. Pozoblanco obtuvo el título de ciudad de manos del rey Alfonso XIII el 22 de abril de 1923.

El ferrocarril llegó a la población en 1906 con la apertura al tráfico del tramo Peñarroya-Pozoblanco,2​ perteneciente al ferrocarril de Peñarroya a Puertollano y Fuente del Arco. El municipio de Pozoblanco llegó a levantar una estación propia. Esta línea férrea de vía estrecha, aunque de carácter eminentemente minero, dispuso de servicios de viajeros que pemitían el enlace con los nudos ferroviarios de Peñarroya-Pueblonuevo y Puertollano. El trazado se mantuvo operativo hasta su clausura en 1970.

Durante la Guerra Civil Española el municipio se vio seriamente afectado por la misma, aunque se mantuvo fiel a la República durante toda la contienda. En marzo de 1937 tuvo lugar la batalla de Pozoblanco, en la que las fuerzas del general Queipo de Llano intentaron conquistar esta localidad. La resistencia republicana, no obstante, frustró este intento y las tropas del Ejército Popular al mando del teniente coronel Joaquín Pérez Salas lograron obtener una destacada victoria sobre las fuerzas del bando sublevado.3​ A finales de marzo de 1939 fue conquistaba por los ejércitos del bando franquista, dando comienzo a la etapa franquista en Pozoblanco.

El 26 de septiembre de 1984 en la plaza de toros, Francisco Rivera Paquirri, compartiendo cartel con El Yiyo y El Soro, fue cogido por el toro Avispado, de la ganadería de Sayalero y Bandrés. La cornada le rompió las venas ilíaca, safena y femoral, por lo que resultó muerto cuando era trasladado a un hospital de la capital.4​

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)