Colectivo juvenil Acracia

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Grupo de jóvenes creado en marzo de 1984 en el seno de la Asociación de Vecinos Amargacena. Formado por veintidós chicos y chicas entre 15 y 20 años del barrio llamado en sus orígenes Polígono del Guadalquivir, se entregan, con el apoyo de cordobeses nobles y altruistas como el periodista Ignacio Cid, a la tarea de reivindicar el uso de unos terrenos baldíos para la construcción de unas pistas deportivas en su propio barrio y, en lugar de ser atendidos, son expulsados del Consejo Local de la Juventud por otros jóvenes como ellos, aunque con más poder y más derechos tal vez. Este grupo, junto con el Colectivo infantil "La Fiambrera" y el Aula Juan Bernier de Poesía, son el núcleo en torno al cual surge el Ateneo Casablanca de Cultura Popular, llamado más tarde Ateneo de Córdoba.

Con palabras del gran poeta Juan Bernier "Si los chiquillos del colectivo infantil La Fiambrera fueron flores delicadas nacidas en un pedregal, los muchachos y muchachas del colectivo juvenil Acracia venían a ser plantones de olivos recios con raíces de futuro", para los pobladores de un barrio de Córdoba, completamente nuevo pero acompañado de negros nubarrones como la incultura, el paro, la desidia institucional, la impunidad de los violentos, los intereses políticos, el egoísmo que acompaña a ricos y pobres...

Ninguno de los dos colectivos mereció el triste final al que las administraciones públicas los condenaron. Los componentes del colectivo Acracia, a pesar de su nombre, o quizá haciendo honor a su nombre, "pasaron olímpicamente" durante la corta existencia del grupo (1984-1989), de consignas e instrucciones de sus dirigentes adultos siempre en continua batalla con el Ayuntamiento de Córdoba, su corte de asociaciones vecinales y con el Gobierno Civil.

Los del C.J. Acracia no eran "golfos", ni pasotas antisistema y tampoco eran pijos o pequeños burgueses con aspiraciones. Eran hijos de trabajadores, con esa dignidad tan propia de su clase social y con una educación obrera tan elemental que, hoy, 25 años después, haría enrojecer de envidia a cualquier educador de Primaria. Tampoco se amilanaron ante la lenta pero inexorable invasión de las navajas que se iba produciendo en el barrio, favorecida por la impunidad que la actitud de los poderes públicos proporcionaba. Desde el momento en que sus familias ocuparon las primeras viviendas estuvieron atentos a todo cuanto ocurría en su nueva barriada y sabían lo que "entraba y lo que salía". Y defendieron en muchas ocasiones, incluso con violencia, frente a la gente del lumpem o frente a la Policía, la dignificación de un barrio pobre pero tan digno como el de los más ricos de Córdoba. Muchos de ellos trabajaban y mantenían contacto permanente con sus pandillas de amigos de sus antiguos barrios (Ciudad Jardín, Fuensanta, Barrio de Santiago, Barrio de las Costanillas, Las Margaritas, Cañero, etcétera). A pesar de su aparente pasotismo, participaron con entusiasmo en todas las acciones de protesta que convocó la A.VV. Amargacena en su primera etapa (enero-marzo,1984).

En la primavera de 1984 y en el invierno del 85 colaboran con los críos de "La Fiambrera", (llamado Amargacena en sus primeros meses), a quienes tratan como a hermanos menores, en la primera plantación de árboles -plátanos, olmos y nelias- que realizan en su nuevo barrio. Hoy, 25 años después, se pueden contemplar esos árboles en todo su esplendor por las avenidas del barrio en el que ya no vive casi ninguno de aquellos jóvenes ni de aquellos niños que los plantaron.

En abril de 1984 el colectivo juvenil Acracia inicia gestiones, con el apoyo del periodista Ignacio Cid Luque desde las páginas del Diario Córdoba, el diputado socialista Manuel Arenas Martos y el poeta y periodista Sebastián Cuevas Navarro, para la construcción en precario de pistas deportivas y campo de fútbol en un solar destinado a equipamiento deportivo para el barrio.

En mayo de 1984, tras declarar persona "non grata" en el barrio Guadalquivir al alcalde Julio Anguita, Antonio Perea se ve obligado a dimitir y abandonar la A.VV. Amargacena. En su retirada le acompañan los críos de La Fiambrera y sus familias, los componentes del Acracia y los del Aula Juan Bernier, aunque ninguno de los poetas es vecino de la barriada. Entre los tres colectivos forman el Ateneo Casablanca de Cultura Popular y Deporte con un capital fundacional de 100 pesetas. Obligados a reunirse en el piso de su menguado presidente, buscan horizontes más ciudadanos donde realizarse como colectivo, donde compartir su frustrada ilusión de conseguir unas pistas de atletismo, hechas por ellos mismos.

En septiembre de ese mismo año contribuyen al realce de la primera representación teatral del colectivo infantil La Fiambrera que, con la obra en verso Las llaves de Amargacena, hacen reír a sus vecinos durante tres noches consecutivas desde una gran carpa instalada por la Diputación Provincial de Córdoba, cuyo presidente Julián Díaz Ortega y el diputado de Cultura Manuel Melero Muñoz acogen solidarios los primeros, y únicos, brotes de cultura popular en el barrio Guadalquivir que serán desmochados por la intolerancia de los dogmáticos del poder político. En noviembre del 84, días 8 y 9, los del Acracia ayudan solidariamente al colectivo infantil La Fiambrera en sus primeras actuaciones fuera del Polígono Guadalquivir con las que obtienen gran éxito, en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba, cuyo director Juan Miguel Moreno Calderón colma de atenciones a los dos colectivos.

En febrero de 1985 los jóvenes del Acracia, con motivo del Día de Andalucía, organizan campeonatos de baloncesto, fútbol-sala y una exhibición de tae kwondo, que atraen numeroso público del propio barrio, del Sector Sur y de la calle Torremolinos, en la que aún vivían jóvenes con inquietudes culturales y deportivas. Mientras tanto, no dejan de reivindicar su derecho a disponer de unas instalaciones deportivas que ellos mismos están dispuestos a realizar con su trabajo desinteresado y bajo la dirección, también desinteresada, de expertos. En abril de este año el Consejo Municipal de la Juventud aprueba la incorporación del colectivo juvenil Acracia, cuyos componentes participan con entusiasmo y eficacia en el Encuentro de Jóvenes del Mediterráneo, organizado por la Unesco en colaboración con el Ayuntamiento de Córdoba. En abril participan en las I Pruebas de Atletismo, organizadas por la delegación municipal de Servicios Sociales en las instalaciones deportivas de la calle Marbella. Los jóvenes ateneistas obtienen medallas de plata y de bronce en lanzamiento de disco, salto de altura y salto de longitud.

En junio de 1985 los componentes del colectivo Acracia, junto con los críos de La Fiambrera, tributan en el Polígono Guadalquivir un emotivo homenaje al poeta Juan Bernier, con la colaboración del pintor Francisco Aguilera Amate. Acto que se celebra en el C.E.I.P. Federico García Lorca y al que asisten Carlos Clementson, Rafael Arjona, Francisco Carrasco, Juana Castro, Manuel Álvarez Ortega, Miguel del Moral, José Jiménez Poyato, Manuel de César, Lola Salinas, Carlos Rivera, el propio Aguilera Amate y otros importantes poetas y pintores de Córdoba.

En agosto del 85 el colectivo Acracia participa en los campamentos de Verano de El Puerto de Santa María y en noviembre colabora intensamente en el Festival pro Casa de la Juventud que tiene lugar en el Teatro de la Axerquía, organizado por el consejo local de la Juventud. A partir de entonces comienzan a ser mal mirados en la sede de la calle Adarve, debido mayormente a estar integrados en el Ateneo y ser su presidente persona no muy grata en el Ayuntamiento y en sus aledaños. En un esfuerzo por "llevarse bien" con todo el mundo los del Acracia instan al nombramiento de los primeros Socios de Honor del Ateneo:

Ignacio Cid Luque, Manuel Arenas Martos, Agustín Gómez Pérez, Manuel Melero Muñoz, Juan Perea, Antonio Cano Coronado, Manuel Fernández, María Olmo, Sebastián Cuevas Navarro, Francisco Guerrero, Luis de Córdoba, José Luis Villegas Zea.



El contenido de este artículo incorpora material del Ateneo de Córdoba, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente4.00/5

4.0/5 (9 votos)