Palma del Río

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
[[Imagen: |110px]] EscudoPalmaDelRio.gif
Bandera de Palma del Río Escudo de Palma del Río
Término municipal
Municipio de Palma del Río
Código postal 14700
Coordenadas
 - Latitud:
 - Longitud:

37°42' N
05º17' 0
Superficie 200 km²
Altitud 55 m
Población (2005) 20.403 hab.
Gentilicio Palmeño/a
Ríos Río Genil y Guadalquivir
Alcalde José Antonio Ruiz Almenara (PSOE)
Comarca Vega del Guadalquivir
Partido Judicial Posadas
Pirámide de población
Grupos quinquenales.
Cohortes plantilla h.png Cohortes plantilla m.png
{{{58}}}


Palma del Río es un pueblo perteneciente a la comarca de la Vega del Guadalquivir, situado al oeste de la provincia de Córdoba.


Vista aérea.

Geografía

- Ubicación: n el extremo occidental de la provincia, su término se adentra en la provincia de Sevilla, de la que toma influencias en el acento de sus gentes y en la arquitectura donde predomina la policromía y los azulejos sevillanos.

- Vías de acceso: A-431, A-440, A-453, A-3150, CO-140, CO-9001 y CP-213

- Clima: máximas que superan los 40ºC en verano y una media de 18ºC en invierno. Las mínimas oscilan entre los 10ºC de media en invierno y los 25ºC en verano.

- Flora y fauna: el paisaje agrario está dominado por las huertas de naranjos en las inmediaciones de la ciudad, por ser esta zona donde discurren las aguas del Genil y Guadalquivir. En las zonas periféricas del término, predominan los cereales y el olivo.

Población

- Pedanías:

Arriel El Calonge El Carrascal La Chirritana La Barqueta La Estación La Graja
La Jara Pedro Díaz Pimentada El Pinzón El Rincón Vega de Santa Lucía

- Centros educativos: Ver categoría Centros de educación de Palma del Río

- Medios de comunicación

- Datos poblacionales

Economía

Cultivo de naranjas, cereales, aeronáutica y el olivo.

Historia

El 2 de septiembre de 1342, por privilegio de Alfonso XI, la villa de Palma del Río pasa a ser señorío de los Bocanegra.

- Heráldica:

- Lugareños ilustres

Cultura

Turismo

Puntos de interés

*Centro Histórico de Palma del Río (Bien de Interés Cultural, año 2002): Núcleo asentado a orillas del río Genil, muy cerca de su desembocadura en el río Guadalquivir, en un terreno casi totalmente llano. La zona amurallada posee un trazado viario muy elemental, constituido por dos calles y una agregación de plazoletas que las unen con la Puerta del Sol.

*Puente de Hierro: Puente de gran valor histórico y social para la ciudad, que venía a sustituir a otro anterior de madera construido 1861 y que había sido inaugurado por la reina Isabel II, aprovechando su paso por la villa, para la apertura de la línea de ferrocarril Córdoba-Sevilla. Aquél puente fue arrasado en 1867 por una crecida y hubo que volver a pasar el río en barcas hasta que se creó el actual puente de hierro: sus trabajos comenzaron en 1884 según proyecto del ingeniero Jaime Font y quedó terminado en 1885, según consta en placa allí existente. Tras la inauguración del nuevo "Puente Reina Sofía" en 2009, el ayuntamiento de Palma ha preparado un proyecto para adaptar el puente de hierro como zona de esparcimiento para el paseo.

*Museo Municipal de Palma del Río: Creado el 28 de diciembre de 1989, se encuentra ubicado en el edificio de Caballerizas Reales desde 1995. Fue reformado en 2015, cuando tomó su forma actual. Sus fondos son consecuencia de la actividad cultural y de Patrimonio que lleva a cabo el ayuntamiento de la ciudad desde 1980, y proceden en parte de donaciones ciudadanas. Comprende cuatro secciones, que están dedicadas a la Arqueología, la Etnografía, el Arte y el Mundo Taurino; y dispone de un total de cinco salas para la exposición permanente dedicada a la Prehistoria, la Antigüedad, la Edad Media, los Oficios Antiguos y los Fondos Artísticos. Situado en la calle Cardenal Portocarrero, el Museo tiene además una Sala de Exposiciones Temporales y una Sala de Reuniones/Aula Didáctica.

*Parque Periurbano Los Cabezos: Con una extensión de 15.0 ha., el 9 de julio de 1999 quedó declarado el Parque Periurbano Los Cabezos del municipio de Palma del Río. Una parte del monte público Los Cabezos dio lugar a este parque periurbano que sirve de lugar de recreo a los vecinos y visitantes de la población de Palma. A pesar de su pequeño tamaño, es un parque que cuenta con una gran calidad paisajística y ambiental, así como con una representación de bosque mediterráneo en muy buen estado de conservación. Su combinación de acebuches y robustas encinas en perfecta armonía, otorgan buena sombra al ambiente, siendo las copas de sus árboles lugar donde anidan y se alimentan numerosos pájaros.


Edificios y monumentos

Arquitectura civil

*Castillo de Palma del Río (Bien de Interés Cultural, año 1985): Castillo o alcazaba almohade, de posible origen almorávide, que se encuentra en el ángulo noroeste del recinto amurallado de la ciudad. Se trata de una cerca medieval muy bien conservada de finales del siglo XI o principios del XII, que albergaba una alcazaba y de la cual subsisten torreones y murallas y un quinto torreón, de mayor envergadura, identificado como la torre albarrana. Su acceso principal se ubica cerca de la puerta Norte de la muralla de la villa, que hoy alberga la Capilla de las Angustias, y su lado Oeste limitaba directamente con el cauce del río Genil, que hacía las veces de foso defensivo, donde tenía además una apertura al río, que se usaría como embarcadero y, quizás, para alojar norias o aceñas.

*Muralla urbana de Palma del Río (Bien de Interés Cultural, año 1985): El núcleo primero de Palma del Río lo forma el recinto amurallado, con dos estructuras diferenciadas: la Alcazaba, de posible origen almorávide, y la Muralla, construida por los almohades a final del siglo XII; ambas formarían parte del conjunto de recintos militares construidos bajo su dominio en tiempo de inseguridad cuando esta zona era frontera con los reinos cristianos. La Muralla es obra de tapial de unos 2 m de ancho y entre 6 y 8 de alto. Los flancos sur y oeste están menos fortificados al ser protegidos por el Genil que pasa a sus pies. El adarve superior presenta almenas, de las que quedan algunas originarias y otras restauradas. Tiene once torres de 11 metros de altura, dos accesos originales con puertas en recodo y un tercer acceso del siglo XVI.

*Palacio de los Portocarrero: Palacio que se organiza alrededor de dos patios porticados en dos plantas, siendo de gran interés por sus columnatas de mármol, artesonados y una fachada a la huerta coronada por arquerías. Junto con sus jardines botánicos de estilo hispano-mudéjar rodeados por murallas almohades de los siglos XI y XII, forma un importante conjunto, oculta durante un tiempo, y que tras años de cuidada restauración vuelve a brillar de nuevo. Sería Luis Portocarrero, VIII señor y I conde de Palma, quien completaría la obra palaciega iniciada por sus antecesores en el año de 1505, incorporándolo luego a sus estados y otorgándole su nombre y sus blasones. En 1629 nació aquí el cardenal Luis Manuel de Portocarrero y Mendoza, canciller Mayor de Castilla, Arzobispo de Toledo y Primado de España.

*Hospital de San Sebastián: Este Hospital inició su labor a principios del siglo XV, aunque la Bula fundacional es del Papa Julio II de 5 de septiembre de 1508. Es un conjunto complejo que ha evolucionado con distintas construcciones de épocas diversas. La iglesia es una típica estructura mudéjar de nave única y cabecera cuadrada, separadas por un gran arco triunfal de medio punto. Más vistoso es su bello patio claustral ajardinado, rodeado de columnas de mármol blanco; la altura de las galerías aportan esbeltez y solemnidad a visitantes y residentes, dado que hoy convive el viejo edificio con una moderna residencia para mayores. Desde el año 1942, las responsables del Hospital son las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús.

*La Tercia: Edificio funcional concebido como almacén, sin concesión al ornato. Hasta ahora este edificio ha sido identificado como las caballerizas del palacio de los Portocarrero, que está justo al otro lado de una estrecha calle, cosa poco probable, pues el palacio tendría sus propias caballerizas. Situada a extramuros, junto a la Puerta del Sol, en la antigua muralla almohade reutilizada por los cristianos, junto al palacio de los Portocarrero, se cree que pudo ser una tercia señorial mandada construir por los propios Portocarrero con el fin de almacenar las cosechas de sus tierras.


Arquitectura religiosa

*Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Bien de Interés Cultural, año 1980): Se levanta sobre el solar que ocupó un viejo templo medieval que llegó hasta fines del siglo XVII en estado de ruina. Cuando en el siglo XVIII se construyó la iglesia actual hubo de romperse la muralla por aquel sitio para dar cabida a la actual capilla mayor y sacristía. Su fachada principal es de 1725, transcurriendo prácticamente todo el siglo XVIII, desde la apertura de los cimientos hasta su acabado. Sus trazas son de Francisco Hurtado, maestro mayor del obispado de Córdoba, a quien siguieron en las obras los hermanos Juan y Luis Aguilar Arriaza, al último de los cuales se debe la traza de la torre. La iglesia tiene planta de cruz latina con tres naves, crucero y gran cúpula semiesférica sobre pechinas, decorada con motivos churriguerescos. Destaca la torre, muy esbelta, de tres cuerpos de ladrillo, alzada sobre la puerta principal.

*Antiguo convento de Santa Clara (Bien de Interés Cultural, año 1983): Convento fundado en 1509 que consta de varios cuerpos de edificación articulados por patios; el principal con un claustro de características mudéjares, y los restantes responden a características de la arquitectura popular andaluza. El patio principal del claustro mudéjar, de planta cuadrada y con arquerías en dos plantas, es lo más interesante del conjunto. La iglesia, construida en el siglo XVIII, prolonga el edificio primitivo en su fachada principal, en el que se encuentra la torre de la misma época. En la fachada principal hay dos portadas semejantes, una para la iglesia y la otra para el convento, ambas con un arco central y pilastras adosadas laterales. Su artesonado mejor conservado y de mejor factura se encuentra en la zona del coro.

*Iglesia del convento de San Francisco: Convento fundado en 1518, de autor desconocido, sobre la ermita de Nuestra Señora de Belén. La iglesia es de una sola y amplia nave rectangular con bóveda de cañón, en cinco tramos, de estilo neoclásico y pintada a la cal. posee diez capillas, seis abiertas a la nave de la iglesia y cuatro a un pasillo lateral. Las más interesantes son las que dan a la avenida de Pío XII, sobre todo la primera, mostrando unos lucernarios interesantes con linternas decoradas con azulejos sevillanos. Presenta dos portadas, una a la plaza de San Francisco y otra a la avenida, presentando ambas interesantes portadas decoradas. La cubierta es a dos aguas en la nave, con teja árabe, y con lucernarios en las capillas, con linternas decoradas.

*Convento de Santo Domingo: El antiguo convento de Santo Domingo fue fundado en el año 1400, aunque luego habría dos fundaciones más, siendo la Bula del papa Alejandro VI en 1501, la que finalmente consolida a los dominicos en Palma hasta su salida por la desamortización del siglo XIX. Hoy el convento es un colegio de Terciarias Franciscanas. La iglesia es del siglo XVI, con una portada clásica con arco de medio punto entre columnas. En el interior, muy reformada, se encuentra la capilla de la Virgen del Rosario, del siglo XVIII. La espadaña está algo inclinada por los efectos del terremoto de Lisboa.

*Ermita de Nuestra Señora de Belén: Ermita que acoge la imagen de la Virgen de Belén, patrona de Palma del Río desde 1806. Importante santuario encalado que sufrió una gran transformación por las obras del ferrocarril en 1857, además de la reestructuración de 1954. El santuario cuenta con la ermita, el hogar del peregrino, casa del santero, el mirador con columna e imagen de la Virgen y los jardines en torno a la antigua Fuente de Belén. Destaca el mirador, desde el que el Valle del Guadalquivir y Palma del Río se muestran con toda su esplendor de verdes naranjos, casas blancas y hermosos puentes sobre los ríos Guadalquivir y Genil.

*Iglesia del Buen Suceso: Levantada en 1723, según se puede leer en la fachada, puede que el buen suceso al que da nombre fuera un hecho naval, un barco salvado milagrosamente de una tempestad, tal como muestran las pinturas e inscripciones de la bóveda. Situada fuera del casco antiguo, fue cercada por edificios adosados que le han quitado visión, y destruida en la Guerra Civil, quedando cerrada por décadas. Posteriormente fue una academia y hoy está ocupada por la Hermandad del Santo Entierro, que le da vida en Navidad con un hermoso nacimiento.

*Capilla de las Angustias: Pequeña capilla del siglo XVIII ubicada en el interior de un torreón medieval de defensa, de forma octogonal, que fue una puerta en recodo del recinto amurallado; de la torre, y a la altura de las almenas, aún se conservan los matacanes de defensa de la entrada. La decoración interior de la capilla es típicamente barroca, con molduras de yesería y escayola. La bóveda que lo cubre posee una linterna para proporcionar iluminación. Destaca el pequeño retablo original con la pintura del descendimiento de Cristo. La capilla es visitable y es posible subir a la cubierta de la torre con vistas sobre la Alcazaba.


- Tradiciones:

- Gastronomía:

- Productos Típicos:

- Hostelería:

  • Hotel & Restaurante "Monasterio de San Francisco" Edificio de 1492, antiguo monasterio con gran trascendencia en la evangelización americana

Fiestas locales:

Vídeos

Palma del Río es de cine

Localización

{{{descripción}}}

Palma del Río en Rincones de Córdoba con encanto[1]

El encanto de Palma se concentra a lo largo de la muralla almohade, que fue construida a finales del siglo XII para defender la villa. Es una muralla de argamasa horadada por mechinales y jalonada de torreones prismáticos. Están orgullosos los palmeños de su muralla, el monumento más antiguo, y por eso la miman, amenizando con jardines la terrosa aridez de los muros.

El recorrido por el perímetro de la muralla puede arrancar en Rioseco, junto al Cerro de la Iglesia, y continuar por la recoleta calle Rosales, con casitas de una planta para no competir con la cerca, embellecida ahora con arriates punteados de color por las lantanas. Una mella en la muralla permite apreciar restos de la antigua alcazaba –que los palmeños llaman, por su forma, “la mesa de San Pedro”– y el imponente perfil lateral de la parroquia mayor de la Asunción.

Una torre ochavada marca el inicio de la parte más vistosa de la fortificación. Llamará la atención del viajero que entre las almenas de la torre despunte la silueta de una modesta espadaña barroca; y es que el interior acogió una ermita mariana. Para explicar su origen asegura una tradición que en 1483 “1.250 moros de a caballo” intentaron asaltar la villa, siendo derrotados con la mitad de hombres por don Luis Portocarrero, primer conde de Palma, que invocó la protección de la Virgen de las Angustias, a cuya mediación se atribuyó la victoria. Aquel episodio dejó también huella en el Arquito Quemado, nombre que se dio a la puerta que en su fallido ataque incendiaron los moros.

Tras dejar atrás un jardín protegido por verja, en el que verdean los setos de mirto y ciprés, el recinto fortificado prosigue a lo largo de la calle de la Muralla. Aquí, franjas de césped amenizadas por adelfas y pequeños cipreses tapizan la base de la cerca, jalonada por cinco torreones. La ordenación urbana de la zona ha cuidado que las casas mantengan una sola planta para no competir con la fortificación; así, la calle del Arquito enmarca un paño de muralla flanqueado por dos torreones que despuntan sobre los tejados, asediados por vencejos que intentan guarecerse en los mechinales. Más adelante, ameniza la muralla la ajardinada plaza de las Angustias, que patentiza, una vez más, el complaciente mimo con que trata Palma sus jardines.

Así llegamos a la plaza de Andalucía, el recibidor de la ciudad, donde se asientan la casa consistorial y otros servicios públicos, lo que motiva incesante ajetreo matinal. Naranjos, adelfas y palmeras –muy frecuentes en Palma, como constante homenaje al árbol que inspira su nombre y figura en su escudo– amenizan el luminoso recinto.

La muralla que venía guiando los pasos del viajero queda aquí oculta por el palacio de los Portocarrero, que se asoma a la plaza a través de una hermosa balconada plateresca. Bajo el balcón pervive la antigua puerta del Sol, de acceso a la alcazaba o ciudadela, un pasadizo que parece ideado para enmarcar la fachada y la torre de la parroquia de la Asunción, construida a lo largo del siglo XVIII. Aquí arranca la calle del Cardenal Portocarrero, a la que le sobra el constante fragor del tráfico. A la derecha, una verja permite apreciar la recuperación del antiguo palacio de los Portocarrero, erigido por los señores de este apellido y Condes de Palma en el siglo XVI sobre la antigua alcazaba, que conserva patios porticados y salones. Félix Moreno de la Cova adquirió un día aquel arruinado edificio con la idea de recuperarlo, y su nieto Enrique inició la transformación de aquel sueño en realidad, con la colaboración de las instituciones.

Frente a la verja, las antiguas caballerizas del palacio acogen hoy el ejemplar museo histórico municipal, con sus secciones de arqueología, bellas artes y etnología. Si el viajero se adentra, por la izquierda, en un espacio ajardinado, verá cómo la muralla almohade reaparece cautiva entre bloques de viviendas, que la han respetado escrupulosamente.

El paseo acaba en la parroquia de la Asunción, que aquí llaman muchos “catedral del Alto Guadalquivir”. Exteriormente lo que más llama la atención es la torre, esbelta y esplendorosa, especialmente sus cuerpos de campanas, decorados con cerámicas vidriadas, que brillan cuando los besa el sol y evocan los modelos ecijanos. A los pies de la torre, la vistosa portada parece un retablo construido en rojo ladrillo, que los alarifes trabajaron con la misma delicadeza que el mármol. Por dentro, la Asunción se muestra blanca y hermosa, con abultadas yeserías decorando las repisas de las tribunas y las pilastras.

Al abandonar la ciudad, y tras cruzar el Guadalquivir por el Puente de Hierro, Palma despide al visitante con el beso blanco de la ermita de su patrona, la Virgen de Belén, que reluce de cal sobre un altozano; será el último encanto que el viajero se lleve prendado en el recuerdo. Ah, un detalle enternecedor: unos pajarillos han instalado su nido en la mismísima corona de la Virgen que, a modo de triunfo, se encarama sobre una columna delante de la ermita. </div>

Referencia

  1. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba

Direcciones de Internet

Fuentes bibliográficas

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Hay 16 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

4.2/5 (10 votos)