Visita de la Reina Isabel II

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La reina Isabel II visitó la ciudad de Córdoba entre el 14 de septiembre de 1862 y el 17 de septiembre de 1862 con motivo del viaje que realizó al sur de España en ese año

día 14 de septiembre

Isabel II hizo por su reino como los que realizó a Aragón y Castilla en años anteriores.

Como era costumbre en las visitas reales a las ciudades, estas se engalanaban y lucían sus mejores ornatos. Tal y como cuenta la crónica del viaje:


"Para los solemnes festejos de estos días se habían levantado por todas partes, en las calles, en las plazas, en los paseos, arcos y obeliscos; se habían blanqueado las casas ; acabado de rotular todas las calles; compuesto los caminos; empedrado la mayor parte de la vía pública dentro de la población; aumentado los medios de riego y demas recursos de la policía urbana. Estaba dispuesto el Palacio Episcopal de una manera Régia para alojamiento de los Augustos Huéspedes. Se habian preparado funciones religiosas y cívicas, feria, velada, coronas poéticas, visitas á los edificios públicos y á las célebres ermitas, toros, fuegos artificiales y regalos espléndidos"

Después de visitar Santa Cruz de Mudela, Bailén y Andújar, entró en la provincia de Córdoba haciendo su primera parada en Villa del Río donde le esperaba una tienda montada para tal efecto por encargo de la Diputación provincial así como con un arco conmemorativo. A pesar del mal tiempo, pasó por el mismo y siguió su camino pasando por Montoro, El Carpio o Villafranca.

Pabellón de descanso montado en la Choza del Cojo

Acampó en el paraje conocido como Choza del Cojo, donde el Ayuntamiento había mandado la construcción de un pabellón con una fachada de 41 metros (120 pies) sobre los cuales había 13 arcos de herradura. Tras una hora de asueto, donde los reyes descansaron y cambiaronse de ropa, marcharon hacia la ciudad donde los esperaban ansiosamente. Entró por Puerta Nueva, donde se había erigido un Arco del Triunfo en memoria de su llegada a la ciudad, costumbre que era seguida por muchas de las ciudades que visitaba la reina Isabel II.


{{{descripción}}}

Las crónicas cuentan como la muchedumbre salió a la calle a aclamar a la reina por todas las calles que pasó como Puerta Nueva, Calle Alfonso XII, Plaza de San Pedro, Calle Lineros, o la Calle de la Feria, donde un segundo arco se levantó en la Cruz del Rastro. En este primer día visita la Mezquita Catedral así como el Palacio Episcopal, donde reside durante los días de estancia en Córdoba.

Día 15

Al día siguiente visita la Real Colegiata de San Hipólito así como la Casa de los Expósitos, donde la reina hizo de madrina en la Casa de los Expósitos a un niño que ese día había entrado en el establecimiento, y presidió una corrida de toros en un mano a mano entre Manuel Domínguez y Manuel Fuentes "Bocanegra". Terminó el día recibiendo a todo tipo de personalidades en el Real de la Feria.

Día 16

El día 16 subió a Las Ermitas, visitó la Huerta de San Antonio y recibió una serie de coronas poéticas entregadas por Ignacio García Lovera, dedicándole diferentes literatos y poetas composiciones literarias a la Reina. Por la noche, y debido a que el rey regente se encontraba indispuesto, se decidió postergar el viaje real a Sevilla hasta el día siguiente, por lo que, la función de fuegos artificiales que se tenía preparada en el Campo de la Victoria.

Día 17

Al día siguiente Isabel II aprovechó el día para visitar el Hospital de los Agudos, el Convento de la Encarnación, Convento de Santa Ana, Convento de Capuchinas, la Real Colegiata de San Hipólito, el Hospital de San Jacinto entre otros.

Día 18

El día 18 se despidieron de la ciudad rumbo a Sevilla con una masiva despedida de los reyes en la Estación

Bibliografía

  • COS GAYÓN, F. Crónica del viaje de Sus Majestades y altezas reales a Andalucía y Murcia en setiembre y octubre de 1862. Google Books. Disponible en Internet

Principales editores del artículo

Valora este artículo

1.7/5 (9 votos)