Calle Capitulares

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Situación
Transcurre entre las calles Claudio Marcelo y Alfonso XIII.
Barrio
Barrio del Centro Comercial
Otras denominaciones
Calle de las Escribanías

Calle de los Marmolejos
Calle del Ayuntamiento
Calle Joaquín Costa
Calle Calvo Sotelono se conoce

Transporte
Parada de bus: no
Parada de taxi: no
Puntos destacados
Ayuntamiento de Córdoba

Iglesia de San Pablo
Biblioteca Provincial (edificio desaparecido) ~

Céntrica calle cordobesa situada junto a la Iglesia de San Pablo y que transcurre entre las calles Claudio Marcelo y Alfonso XIII.


Calle Capitulares / Música celestial en Rincones de Córdoba con encanto [1]

La calle Capitulares ofrece al menos dos espacios en los que habita el encanto: el compás de la iglesia de San Pablo y el llamado callejón del Galápago, que adentra en la antigua Diputación y Biblioteca Provincial, edificio recuperado como delegación de la Consejería de Cultura tras una sabia intervención.

CalleCapitulares02.jpg

La marmórea portada barroca del siglo XVIII por la que se asoma a la calle la iglesia de San Pablo es bella pero engañosa, pues no guarda relación estilística con el templo. Tras ella se abre el recoleto compás, cuyo sosiego contrasta con el ajetreo de la calle; otra isla de tranquilidad que seduce con su vegetación envolvente –las palmeras washingtonias, el jazmín, el plumbago, las cañas...–, sobre la que se impone la amarilla portada manierista, de finales del siglo XVI. Sobre su ingreso de medio punto, flanqueado por dobles pilastras, se extiende un frontón partido; en el segundo cuerpo vigila el compás desde la hornacina la imagen de Santo Domingo, y sobre él descuella el blanco rosetón, moderno. Poco tiene que ver esta fachada con la esbelta fábrica interior, que asombra al visitante nada más traspasar el cancel.

La contemplación de las esbeltas naves de desnuda piedra, cubiertas por artesonado de lacería mudéjar, eleva el espíritu. La severa desnudez del primer gótico encuentra el contrapunto de otros estilos bien distintos en la marmórea capilla barroca de la Virgen del Rosario o en la del Cristo de la Expiración, envuelta en yeserías de raigambre mudéjar inspiradas en la Capilla Real catedralicia. Pero el mayor faro devocional del templo es la piedad de Juan de Mesa, venerada como Nuestra Señora de las Angustias.

En el último tercio del siglo XIII iniciaron los dominicos la construcción de su iglesia conventual, ultimada a finales del XV. Pero en el siglo XIX sufrió los negativos efectos de la desamortización, que originó su abandono y ruina. La triste suerte del monumento cambia a partir de 1897, cuando el obispo Sebastián Herrero lo entrega a los misioneros claretianos, que emprenden su restauración con la intervención del arquitecto Adolfo Castiñeyra y del escultor Mateo Inurria, El padre Antonio M. Pueyo del Val, impulsor de aquella intervención, encontró la iglesia “como un largo túnel, blanqueado, oscuro y bajo de techo, con naves laterales de una sola vertiente, sin coro, sin ábsides...”. De pena. Pero en pocos años resucitó de la ruina.

Como guinda de la restauración el padre Pueyo adquirió en la Exposición Internacional de París de 1900, por 29.000 pesetas, un espléndido carillón de 32 campanas, que alegró con sus musicales tintineos el entorno de San Pablo hasta que en 1964 enmudeció. En 1998 la cooperación de la Consejería de Cultura, el Ayuntamiento, la Diputación y Cajasur hizo el milagro de devolver la voz al mudo carillón, y desde entonces su grata sonería vuelve surcar el cielo cordobés. Acorde con los tiempos, el nuevo carillón está informatizado, y su responsable puede programar cualquiera de las doscientas melodías, religiosas y profanas, que integran el repertorio. Es un placer sinigual escuchar desde el recoleto compás el sonoro tintineo de sus campanas, verdadera música celestial, que suenan siete veces al día, en las horas 10.35, 10.40, 11.45 –el ángelus–, 14.20, 14.25, 19.45 y 19.50.

Ya en la calle, la mirada atenta descubre otros detalles gratos. Como la cabecera rematada por linterna de la iglesia del Cister, que se impone en el paisaje urbano de la calle Alfaros; la reconstruida muralla romana que, en duro contraste, reaparece bajo el edificio posmoderno del nuevo Ayuntamiento; y la sólida plataforma de sillares que sustenta el templo romano.

Ahora hay que buscar una puerta con verja que, cerca de la Esparteria, ostenta el número 2, cuyo modesto aspecto no anticipa lo que aguarda dentro, un edificio proyectado por los arquitectos Sanz Cabrera y Jiménez Povedano donde, en ejemplar proceso de integración, las formas y materiales de hoy conviven y dialogan con el legado arquitectónico del pasado, procedente del antiguo convento de San Pablo. El callejón del Galápago desemboca en un ensanche o plaza interior flanqueada por naranjos y palmeras washingtonias, cuya vertiente derecha embellece una arquería ciega de raigambre renacentista. Delante se alza la moderna fachada, revestida con amarillenta piedra de Macael. El indicado respeto al arte del pasado integra en su interior un barroco salón con decoradas bóvedas de arista y un acogedor patio con doble arquería cerrada por cristal, propio de una casa señorial.

Alguien puede pensar que tiene mala suerte esta ejemplar actuación por quedar oculta desde la calle a la mirada del viajero, pero acaso en ello resida su encanto, pues la interioridad le proporciona recogimiento. Al regresar a la calle, la mella de un solar permite contemplar, triunfante en su podio, la columnata del Templo romano.

Referencia

  1. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba


Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.20/5

3.2/5 (10 votos)