Dos Torres

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
[[Imagen: |110px]] [[Imagen: |110px]]
Bandera de Dos Torres Escudo de Dos Torres
Término municipal
Municipio de Dos Torres
Código postal 14460
Coordenadas
 - Latitud:
 - Longitud:

38°26' N
04º53' 0
Superficie 144 km²
Altitud 587 m
Población (2005) 2.616 hab.
Gentilicio Usía
Ríos
Alcalde Manuel Torres (PP)
Comarca Valle de los Pedroches
Partido Judicial Pozoblanco
Pirámide de población
Grupos quinquenales.
Cohortes plantilla h.png Cohortes plantilla m.png
Fuente INE, censo 2001.


El pueblo de Dos Torres pertenece a la comarca de Los Pedroches, situada al norte de la provincia de Córdoba.


Vista aérea.

Geografía

- Ubicación: Está situada en la provincia de Córdoba, a 96 Kilómetros de la capital. Pertenece a la comarca natural de Los Pedroches, en el Norte de la provincia.

- Vías de acceso: se accede por la Carretera de Córdoba-Almadén, pasando Alcaracejos, por una desviación secundaria. También se accede desde Alcaracejos en dirección a Pozoblanco; y a través del El Viso en dirección a Pozoblanco o viceversa.

- Clima: la temperatura media es de 22ºC, las lluvias no son muy fuertes. Existen más meses cálidos que fríos, alcanzando temperaturas muy altas. En el mes de enero nieva al menos durante una semana, quedando cerrado el acceso por el Puerto del Calatraveño a Dos Torres.

- Flora y fauna:

Población

- Centros educativos: Ver categoría Centros de educación de Dos Torres

- Medios de comunicación

- Datos poblacionales

Economía

La gente trabaja mayoritariamente en el campo criando ganado( vacas, ovejas...),y en la fabricación de placas de hormigón en su polígono industrial. Los servicios minoritarios son: la carpintería, la herrería y las frutas...

Historia

El actual pueblo de Dos Torres nació, formalmente como una sola población, el 11 de diciembre de 1839 por Real Decreto en época liberal (s. XIX); sin embargo, históricamente se trata de dos núcleos de población (físicamente pegados) con un origen bastante temprano en la comarca de Los Pedroches: Torremilano y Torrefranca. Además de las viejas arqueologías y resquicios de etapas clásicas pretéritas (que sin duda existieron, como avalan los documentos arqueológicos encontrados), el municipio muestra numerosos rasgos caracteristicos de las poblaciones que han ocupado el término.

A mediados del siglo XIV, Torremilano (Torrefranca aún no existe como barrio independiente)no era más que una torre situada en la línea de demarcación del señorío de Santa Eufemia con el término de la ciudad de Córdoba. La torre aislada que hasta el último cuarto del siglo XIV fue Torremilano, iría poblándose de habitantes durante los últimos años de dicho siglo y los primeros años del siglo XV, dando lugar al nacimiento de un pueblo que se vió sometido desde el principio a una doble jurisdicción señorial y realenga que marcaría su caracter y su propia evolución urbana durante los decenios siguientes.

A mediados del siglo XV la mayor parte de él pertenecía a Córdoba, quedando para el señor de Santa Eufemia, Don Gonzalo Messía Carrillo II, un pequeño barrio que comenzó a recibir el nombre de "Barrio Mejías", otorgado el 4 de febrero de 1467 para agradecer el apoyo a Enrique IV en el conflicto de sucesión de la corona. Mientras que Torremilano quedaba reservado para designar la parte de la villa que mantenía jurisdicción realenga. En 1481, Gonzalo Messía le da el nombre de "Torrefranca", llamado así por los mercados francos y mejoras en las condiciones tributarias. Pero las ansias de poder de Don Gonzalo, que ocasionó varios conflictos y quiso apoderarse de Torremilano, hizo que se levantara una muralla divisoria de ambas villas.

Durante la edad Moderna Torrefranca y Torremilano eran dos núcleos de población que, tras unirse en 1839, formaron el actual Dos Torres. La primera fue una de las villas que integraron el condado de Santa Eufemia, mientras que la segunda formaba parte de las siete villas de los Pedroches. Torremilano fue la más dinámica,rica y poblada, y de ella dependieron Añora, Alcaracejos y Villaralto y fue siempre villa de realengo.

En 1660 las siete villas de los Pedroches pasaron a pertenecer a los marqueses de El Carpio hasta 1747 y que pasaron a la Corona de nuevo, a partir de esta fecha Torremilano pasó a ser la capital de la comarca de Los Pedroches.

Torrefranca en el siglo XVIII formó parte del condado de Santa Eufemia siendo la capital, y por eso residía en ella el alcalde y el alguacil mayor.

Dos Torres, junto a Pedroche, es uno de los pueblos más antiguos de la zona. [1]

- Heráldica: El actual escudo de Dos Torres procede de la unión de Torremilano y Torrefranca, aunque de la época anterior se tienen noticias del escudo de Torremilano, en el que ya campean torre y castillo.

En campos de gules y sobre una campaña de azur (que representan las aguas del arroyo Milano), dos castillos de oro (podrían simbolizar las dos torres), aclarados y mazonados de sable, en faja. El del flanco diestro cerrado y acabado en una veleta en forma de un milano de sable; el del flanco siniestro donjonado de tres torres. Los dos castillos se unen por una cinta de oro (fileteada de sable) que simboliza su unión al timbre, corona real cerrada (aunque se dibuje abierta).

- Lugareños ilustres

Cultura

- Tradiciones: Dos Torres guarda numerosas costumbres, algunas de ellas son:

  • Tomar el fresco: una costumbre muy arraigada y latente aún en en nuestro pueblo, es que en los meses más fuertes del verano, como son los de Junio hasta Septiembre aproximadamente, se forman grupos de vecinas en las puertas de la calle de alguna de ellas para tomar el fresco hasta altas horas de la madrugada.
  • Petición de mano: curiosa costumbre de pedir la mano de la novia por parte de la familia del novio en fechas cercanas a la boda.
  • Labores: esta costumbre consiste en que las tardes largas de verano, en la puerta de una vecina, se reúnen algunas mujeres para realizar labores, como bordado, punto de cruz etc.
  • Ir a la Virgen: una costumbre muy típica y arraigada en Dos Torres es ir por la noche a visitar la ermita de la patrona, la Virgen de Loreto..
  • Matanza: durante los meses más fríos de invierno se realizan las habituales matanzas, tradicionales en toda la comarca. Unos días antes a la celebración de la matanza se prepara todo lo necesario para los embutidos que se elaboran en ese día (morcilla, chorizos...) tan tradicionales en la cocina de Dos Torres.
  • Alfombras de San Roque: es tradición desde hace algunos miles de años que los jóvenes del pueblo realicen una gran alfombra de serrín coloreada en el día de San Roque. La alfombra se va moldeando con bellos dibujos para que ocupe lo largo del recorrido de la procesión.

- Gastronomía:

  • Rabo de toro en salsa: se cocina desollando el rabo, dejándolo completamente sin pellejo alguno. Luego se trocea y se echa al caldo que hemos preparado anteriormente con sal, perejil, ajo y avecren. Se deja cocer durante 30 minutos y reposar 5 minutos. Y listo para servir.
  • Migas tostás: se cuecen ajos en aceite con el calor del fuego. Se ralla el pan en trocitos muy pequeños y se mezcla todo en la sartén. Se deja un tiempo al fuego para tostarlas y que cojan el gusto. Por último, se acompaña con unos buenos torreznos, pimientos fritos y sardinas.
  • Morcilla casera de matanza: se hace el día de la matanza.Se pica la carne del cochino, el gordo, se cuece y se tritura la calabaza.Se deja enfriar la carne. Después de comer, se mezcla todo y se aliña. Se deja reposar para que coja el gusto. Mientras, se arreglan las tripas para posteriormente pasarlo por la máquina y que quede una morcilla deliciosa.

- Productos Típicos:

Turismo

Monumentos y lugares de interés

- Hostelería:

Fiestas locales

  • Candelaria: el día 3 de febrero, coincidiendo con San Blas, se hacen candelas en las plazoletas del pueblo. En la plaza de la Villa se hace una gran candela alrededor de la cual los vecinos del pueblo hacen un corro para jugar, y cuando la candela está casi apagada, los jóvenes más intrépidos del pueblo saltan sobre las brasas ardientes; también se asan sardinas, chorizos...
  • Las Gachas: todos los años para los Santos, celebrados el 1 de noviembre.
  • La Virgen de Loreto: pasan aviones que vienen de Morón y acude gente de muchos sitios porque los aviones hacen exhibiciones (Primer domingo de mayo).
  • Ánimas de Navidad: en Nochebuena, organizado por la parroquia, salen distintos grupos de vecinos del pueblo por las distintas calles pidiendo el aguinaldo mientras cantan coplas populares.
  • Voto de San Roque: se celebra en vísperas de la feria y fiestas del patrón (15 de agosto); los vecino se salen por las casas pidiendo un donativo.

Galería

Vídeos

{{{descripción}}}

Dos Torres en Rincones de Córdoba con encanto[2]

La ermita de la Virgen de Loreto preside un paraje lleno de encantos a las afueras de Dos Torres. Lo primero que sorprende al viajero son las reproducciones de aviones de combate que, prendidos de mástiles, escoltan la barroca fachada lateral. Pero la sorpresa tiene su explicación cuando se advierte que Dos Torres y el Ejército del Aire comparten una común patrona, la Virgen de Loreto, lo que ha dado lugar en las últimas décadas a mutuos homenajes.

Así, delante de la cabecera del templo surge un sencillo monolito con esta dedicatoria fechada en 1985: “Del Ayuntamiento y pueblo de Dos Torres a la base aérea de Morón, Ejército del Aire”. En justa correspondencia, bajo la reproducción del avión de combate, puede leerse: “Del Ala número 21 al pueblo de Dos Torres con nuestro sincero afecto. Base Aérea de Morón, mayo de 1987”. De modo que no fue nada extraño que, en vista de tan fraternales relaciones, anudadas por la común patrona, en 1999 la villa se hermanase con la aviación, lo que quedó perpetuado en el nombre de los amenos jardines que se extienden a la vera de la ermita –“Parque del Hermanamiento con la Base Aérea de Morón”–, en los que acacias y moreras regalan gratas sombras mientras los parterres pintan colores y aromas de rosales, celestinas o adelfas.

Pero no conviene que los anecdóticos aviones distraigan del encanto que el lugar reúne, con raíces más profundas en el tiempo. El principal reside en la propia ermita de la Virgen de Loreto, que ya existía en el siglo XVI, como revelan los arcos transversales apuntados de su interior, aunque a lo largo del siglo XVIII sufrió algunas reformas, como la cabecera , la barroca portada del lado del evangelio y la blanca espadaña. Delante de la ermita se extiende una fuente de dos caños con alargado pilar abrevadero y un viejo puente de granito con cinco ojos –mayor el central y los otros decrecientes– sobre el arroyo Milano, canalizado a lo largo de la ronda de circunvalación. El puente, llamado de Santa Ana, es una reliquia anclada en el tiempo, un ornato medieval, pues la circulación discurre por una vía de asfalto construida a su vera., y si el viajero lo transita a pie sentirá la mágica sensación de regresar al pasado. Otros puentes salvan el esquilmado cauce del arroyo canalizado, como el que llaman romano, frente a la calle Santiago.

Callejear por Dos Torres permite apreciar numerosas casas de factura tradicional, caracterizadas por el uso del granito en puertas y ventanas, que en algunos casos incorpora escudos. La más fotografiada entre todas es sin duda la portada de la casa número 7 de la placita de los Padres Redentoristas. Y es que como escribe el cantor del Valle, Alejandro López Andrada, “en Dos Torres, la piedra tiene voz, descansa sobre la cal de las fachadas, tendiendo armónicos dinteles, ventanales con aromas de siglos, de leyenda”.

Cualquiera de las calles radiales que surcan el casco urbano –suma de Torrefranca y Torremilano, las dos poblaciones matrices– lleva a la Plaza de la Villa, ancha y luminosa, a la que se asoman, cómo no, el Ayuntamiento de granito, una galería de arcos rebajados y balconcillos con resonancias castellanas, los bares y, sobre todo, la iglesia parroquial de la Asunción, que impone su dominio.

Como muchos templos del norte, conjuga rasgos góticos del siglo XV con reformas barrocas del XVIII. Lo gótico se aprecia en su interior, organizado en tres naves separadas por potentes arcos apuntados, donde llama la atención del viajero la bóveda estrellada que cubre la cabecera y, sobre todo, el gran arco triunfal, tan ancho como las tres naves juntas. En la acogedora penumbra del templo flota un tenue aroma de flores y de incienso, mientras unas devotas musitan el santo rosario. Lo barroco se aprecia al exterior, principalmente en la sólida torre, que parece vigilar la vida cotidiana, con sus cuerpos de campanas poblados de cigüeñas, como la cercana torre de Santiago, la antigua parroquia de Torrefranca.

La plaza ganaría hermosura sin autos aparcados, que durante la mañana se extienden ante la parroquia, el ayuntamiento y los bellos soportales. Cuando la jornada laboral termina, su número disminuye y la plaza recupera su belleza. Un cartel pide colaboración para cerrar la plaza con carros e improvisar un coso en el que celebrar la suelta de vaquillas con motivo de San Isidro. </div>

Referencia

  1. vid. sobre la Historia y el Patrimonio de Dos Torres: MOLINERO MERCHÁN, Juan Andrés, Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, Córdoba, Ayto.Dos Torres-Excma.Diputación Provincial, 2007; también "Torremilano y Torrefranca: hidalguía y heráldica, Córdoba,Ayto. Dos Torres, 1997.
  2. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba

Direcciones de Internet

Fuentes bibliográficas

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Hay 10 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.0/5 (11 votos)