Aguilar de la Frontera

De Cordobapedia
(Redirigido desde «Aguilar»)
Saltar a: navegación, buscar
[[Imagen: |110px]] Escudo de Aguilar de la Frontera.jpg
Bandera de Aguilar de la Frontera Escudo de Aguilar de la Frontera
Término municipal
Municipio de Aguilar de la Frontera
Código postal 14920
Coordenadas
 - Latitud:
 - Longitud:

37°30' N
04º39' 0
Superficie 166,48 km²
Altitud 280 m
Población (2014) 13.671 hab.
Gentilicio Aguilarenses
Ríos Río Cabra
Alcalde María José Ayuso (PSOE)
Comarca Campiña Sur
Partido Judicial Aguilar de la Frontera
Pirámide de población
Grupos quinquenales.
Cohortes plantilla h.png Cohortes plantilla m.png
Fuente INE, censo 2001.

Geografía

  • Ubicación: Municipio situado en la parte central de la comarca Campiña Sur

Población

Chacón Laguna de Zoñar Soprani Zamacón



  • Datos poblacionales

Economía

Historia

  • Heráldica:
  • Tradiciones:

Semana Santa de Aguilar de la Frontera Es variable depende del año. Del Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección. Declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía en 1999, procesionan por la Carrera Oficial los veinticinco pasos pertenecientes a las dieciocho cofradías de Pasión.

  • Gastronomía: la cocina de Aguilar es sencilla, aunque variada y especialmente sabrosa.

Acompañada de distintos platos, sobresale como plato genuinamente aguilarense las joecas,(patatas en salsa)- antigua cena de aceituneros.También son importantes el puré de tomates y huevos, el estofado de alcachofas, el conejo en salsa el salmorejo y el gazpacho. En cuanto a los postres, son peculiares las gachas de mosto, los gañotes, el pan de higo, el arrope.

Pero sobre todo, Aguilar tiene fama por su excelente confitería distinguiéndose por su exquisitez las merengas de café, los rizados de almendra,los bizcochos de Génova, el turrón, los borrachuelos, los roscos de San Blas (con sus tradicionales bulilis o lazos de variados colores), etc.

Cultura

Turismo

Entornos y Parques Naturales

En el término municipal de Aguilar de la Frontera ha existido una serie de fuentes repartidas por distintos puntos, especialmente a las afueras de la localidad, junto a los caminos a otras poblaciones vecinas. La relación de fuentes documentadas en la zona es bastante amplia, aunque en la actualidad solo se conservan unas pocas.

Puntos de interés

El núcleo más antiguo de esta población estaba situado en la zona alta del que se conocía como "Cerro del Castillo", y en este lugar se localizaba "la Villa", que siglos atrás se encontraba rodeada por una muralla de la que hoy quedan pocos restos. Su población era muy reducida, en especial a raíz de la conquista cristiana. A través de distintos relatos y descripciones se sabe que esta muralla estaba dotada de varios torreones y tres puertas: La del Jordán, llamada Puerta Real, situada hacia la mitad de la cuesta de Jesús, la del Hierro, también conocida como Puerta del Espejo, que miraba al Norte y que aún existía a mediados del siglo XIX, y la Puerta del Agua que debió estar emplazada al oeste de la calle Cuestezuela.

La plaza octogonal u ochavada de Aguilar de la Frontera, proyectada en el año 1805, constituye uno de los ejemplos más conseguidos y bellos de recintos urbanos octogonales en Andalucía. Insertada en el interior de su densa trama urbana, se alza en tres plantas de altura disponiéndose tres casas en cada uno de los lados del octógono que se desarrolla en torno a un gran patio interior. Los accesos a la plaza se producen mediante arcos que ocupan una de las tres casas del lado en que acometen las calles, y el conjunto de fachadas, con una altura homogénea y con tres huecos por casa, dispone sobre la puerta de cada una el balcón principal, recercado de piedra.

Reserva Natural perteneciente a las zonas húmedas del sur de la provincia de Córdoba, siendo la más importante de todas las que hay en esta zona. La laguna de Zóñar está formada por un conjunto de tres lagunas; se forma a partir de aguas subterráneas y está llena todo el año. Al estar permanentemente con agua posibilita la vegetación acuática y vegetación a su alrededor como carrizos, juncos y espadañas. El entorno es muy bonito y se admira la presencia de cultivo de secano como olivars y viñedos.

La laguna del Rincón se encuentra situada al sur de Aguilar de la Frontera y cerca de la vecina localidad de Moriles. Es una laguna de agua permanente que destaca por su interés y diversidad de ambientes acuáticos. Al ser reserva Natural, posee las mismas figuras de protección que la laguna de Zóñar. Posee un gran interés ornitológico como lugar de invernada y en ella también se reproduce el pato malvasía, ademas de la avifauna mencionada. En este caso, la laguna presenta una banda de vegetación menos tupida debido a la presión agrícola de las tierras circundantes.

El Llano de las Coronadas de Aguilar de la Frontera es también llamado "Paseo de Agustín Aranda". Aunque desde el siglo XVI hasta finales del siglo XIX su solar fue ocupado por un convento, los primeros intentos por conseguir un jardín publico datan del año 1884. Su planta, de forma trapezoidal y bien distribuida, se presenta totalmente pavimentada, con pequeños compartimentos destinados a arboles y plantaciones diversas, sobresaliendo el conjunto de palmeras. En su centro, se mantiene el templete de música hexagonal, del año 1929.

Edificios y monumentos

Arquitectura civil

Constituye uno de los monumentos más característicos de Aguilar y un importante ejemplo de su arquitectura civil. Situada en la plaza de los Desamparados, fue levantada entre los años 1770 y 1774, durante el reinado de Carlos III. El arquitecto que dirigió la obra fue Juan Vicente Gutiérrez de Salamanca, a quien se debe también el diseño de la plaza de San José. Está construida en ladrillo agramilado con basamento de arenisca. Se trata de una torre exenta y de estilo barroca. Cuenta con dos campanas, una para las horas y otra para los cuartos.

El también conocido como Hospital de la Caridad, junto con su iglesia, está formado por tres edificaciones distintas: La torre, la iglesia y el hospital, fundado este último en el siglo XVII. El elemento más singular del conjunto es la torre renacentista que, situada a los pies de la iglesia, presenta una mayor antigüedad que el resto del templo; es de planta cuadrada y consta de tres cuerpos que se levantan sobre un fuerte basamento. En su exterior muestra los tres órdenes clásicos: dórico,jónico y corintio, tratados con majestuosidad. La iglesia es una de la más importantes de Aguilar; es de planta cuadrada con tres naves escalonadas separadas por grandes arcos formeros de medio punto sobre pilares cuadrados con semicolumnas en sus frentes.

Castillo que se localiza en la antigua Ipagrum romana, en época árabe Poley, sobre una meseta de 740 metros de altura. Ocupa una posición estratégica, y a lo largo de su ladera se extiende la población actual. En el año 1356 fue donado este castillo al maestre de Calatrava, Martín López de Córdoba, que fortaleció la villa con un amplio anillo de murallas, con tres puertas al cobijo de su fortaleza, con cinco torres, haciéndolo inexpugnable y de bella arquitectura. En su interior existe una necrópolis ibérica en un nivel inferior a otro de época romana. En la zona Norte se observan restos del Bronce Final (cerámicas preibéricas) y restos de la necrópolis ibérica con cerámica pintada. Actualmente el castillo se encuentra en ruinas, aunque parte de su recinto ha sido acondicionado para celebraciones culturales y de ocio.

En la Baja Edad Media se creó en Aguilar un espacio público próximo a uno de los accesos a la villa, que se consolidó como centro neurálgico y que entre los siglos XIV y XV se conoció como "plaza de la Villa". Entre los edificios importantes de este entorno se levantaron las casas del cabildo, las carnicerías, los graneros del duque, las escribanías, la cárcel y el pósito; con el tiempo el ayuntamiento y otros edificios públicos se trasladan a la plaza de San José, abandonándose la plaza de la Villa en 1818. El pósito se construyó sobre un antiguo edificio que se ha identificado como las casas del cabildo, datado entre 1464 y 1475, reutilizándose para la construcción del pósito su fachada oeste. Entre 1995 y 1999 se fue rehabilitado, devolviéndose a la sociedad ahora como Biblioteca Pública Municipal, Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) y Punto de Información Turística.

  • La Tercia (Bien de Interés Cultural, año 2016):

Edificio de grandes proporciones con envergadura propia de almacén que se cubre ose con tejado a dos aguas, reflejando una fachada en piñón que conecta con la de los graneros del duque en Montilla. Además de sus grandes ventanales, hay que destacar en él la portada, todavía muy enmarcada dentro del siglo XVII -corroborado por la fecha de 1624 que apareció grabada en una teja de la cubierta-. Sobre ella existe una pequeña hornacina enmarcada entre pilastras toscanas, que alberga una imagen pintada de un Ecce-Homo. Sobre la hornacina se encuentra uno de los ventanales que es coronado por el escudo de la casa de Medinaceli, cerrando así el conjunto que aparece abierto a la plaza o Llano de las Coronadas, uno de los espacios públicos más señalados de Aguilar.

Puente de la antigua calzada romana, reformado durante la época medieval con arcos apuntados. Es de pequeñas dimensiones y poca elevación, y consta de un único ojo central, de arco rebajado.


Arquitectura religiosa

Iglesia construida a lo largo de distintas épocas, siendo la más antigua la que formaba parte de la capilla del castillo de Aguilar, que puede ser de la segunda mitad del siglo XIII; Por su parte, la zona más moderna, de estilo gótico florido, corresponde a finales del siglo XIV. Interiormente se organiza según tres naves separadas por arcos apuntados sobre pilares de columnas adosadas, configurando la forma de una T. La nave central posee una bella techumbre mudéjar de madera, de par y nudillo, mientras que la capilla mayor se cubre con una bóveda de crucería gótica. El arte plateresco se impone en la portada de la epístola, cuyo medio punto y pilastras aparecen cuajados de cardinas y decoraciones a candelieri, lo que hace de ella una de las más hermosas muestras de este estilo en la Campiña cordobesa.

La construcción de esta iglesia data del año 1540, cuando fue fundada por Juan García de Varo y su esposa. En 1575 se construye el artesonado actual de la nave. A finales del siglo XVI se construye la portada manierista, hoy desmontada. En el año 1780 se construye el camarín y su escalera por Juan López Segura. La Iglesia posee planta rectangular tipo "cajón", con arco toral separando el presbiterio de planta cuadrada. La nave se cubre con artesonado original dotado de tirantas de lazo muy decoradas con gramilados en estrella en los lazos centrales. El presbiterio, por su parte, se cubre con un artesonado cupular octogonal, de lazo relleno de ladrillos entre pares, al igual que el de la nave, pero repuesto en el siglo XVIII.

La iglesia de la Vera Cruz se construyó a mediados del siglo XVII en el Llano de la Cruz. Se trata de una iglesia "de cajón" que se cubre por bóveda de sección carpanel con arcos fajones. La capilla mayor, separada de la nave por un arco toral, está cubierta por una cúpula rebajada, sin luces, con un gran camarín con cúpula. La más importante es la del Rosario, hexagonal, con camarín anexo en el que se encuentra la imagen de la Virgen de la Rosa. La capilla está cubierta por cúpula con linterna y decorada con hermosas yeserías.

El convento de San José y San Roque, de monjas carmelitas, más conocido en Aguilar por Las Descalzas, lo funda el aguacil mayor del Santo Oficio, Rodrigo de Varo y Antequera, comenzándose su edificación en el año 1668 y quedando acabado en noviembre de 1761. Su iglesia es de las más importantes en su estilo, destacando como una de las joyas del barroco. Con planta de cruz latina cubierta por bóvedas de cañón con arcos fajones y lunetos decorativos y cúpula semiesférica en el crucero, su interior está totalmente decorado, todo con gran unidad de estilo, formando un conjunto de sorprendente belleza. Al exterior destacan sus dos portadas, la que mira al sur con fecha de 1683, y la que mira al este de 1702.

Templo construido en el año 1611, pero que a finales del mismo siglo, los vecinos y el cabildo municipal sustituyeron por un nuevo santuario con motivo de la peste. En 1864, el presbítero Manuel Toro y Palma compró una casa inmediata a la capilla, construyendo en su lugar una torre. En la década de los años sesenta del siglo XX se convirtió en iglesia parroquial. El edificio tiene planta rectangular de una sola nave con presbiterio diferenciado al quedar elevado sobre gradas. A los pies presenta coro en alto, de construcción reciente, y la torre, que sigue la línea de fachada del muro del Evangelio.

Perteneciente al antiguo convento de frailes carmelitas del 1590, la actual iglesia data del siglo XVII. Con planta de tres naves, la central sin ábside ni crucero, tiene bóveda de medio cañón con fajones y lunetos y una capilla con arco de medio punto donde se encuentra el retablo mayor. La nave de la epístola está formada por varias bóvedas ovaladas. De todas las capillas destaca la de San Isidro Labrador, con decoración en ricas yeserías.


Fiestas locales


Aguilar de la Frontera / El abrazo de la plaza ochavada en Rincones de Córdoba con encanto[1]

La ruta del encanto aguilarense comienza en la Cuesta de Jesús, una agradable rampa festoneada de naranjos, cómo no, que partiendo de la Plaza Vieja escala la colina hasta la parroquia de Nuestra Señora del Soterraño (es decir, subterráneo), advocación con sabor a castellano antiguo de una Virgen que, según la leyenda, apareció bajo una bóveda en 1530. La fachada del lado de la epístola se despliega panorámica en la meseta superior de la cuesta, y en ella llama la atención del viajero la portada de finísima labor plateresca, una joya, que eclipsa totalmente a otra barroca procedente de la antigua ermita de San Antonio Abad. Entre ambas, y protegido por una sencilla verja cuadrangular, se alza el triunfo a la Inmaculada, conmemorativo de la proclamación del dogma en 1857. Por encima del tejado asoma el modesto campanario de planta octogonal.

Interiormente sorprende la magnificencia gótico-mudéjar del templo, erigido en el primer tercio del siglo XVI gracias al mecenazgo de Catalina Fernández de Córdoba, marquesa de Priego, con intervención de Hernán Ruiz I, que en las centurias siguientes fue enriqueciéndose con capillas, entre las que sobresalen las del Sagrario y la Inmaculada, del XVII y, sobre todo, la de Jesús Nazareno, ya dieciochesca, que el profesor Rivas Carmona considera “uno de los principales conjuntos barrocos de la provincia”.

El segundo espacio con encanto que Aguilar regala al viajero se centra en la plaza octogonal de San José y su entorno. Pero el agradable paseo hasta ella está jalonado de hermosas casas señoriales y otras bellezas que no pasarán desapercibidas ante los ojos del observador atento. Así, en la calle Arrabal hay que ver las fachadas de las casas números 13, o de las Cadenas, 11 y 5. “Es para verla por dentro”, comenta una señora al pasar. Y enseguida desemboca la calle en el cuidado paseo de Agustín Aranda, que los aguilarenses siguen llamando Llano de las Coronadas, por el convento de clarisas de Santa María Coronada que hasta finales del siglo XIX se alzó en el lugar. Conserva el viejo quiosco de la música y un hermoso conjunto de palmeras.

Prosigue el camino por la calle Moralejo, el mejor escaparate de casas señoriales. Aunque algunas ya desaparecieron lamentablemente, cuando no existía normativa protectora –y fueron reemplazadas por edificios poco respetuosos con el entorno–, y otras permanecen cerradas, presagio de paulatino deterioro, aún se puede admirar una docena, muchas de ellas blasonadas; así, en la acera de los pares conviene detenerse ante los números 52, 38, 34, 32, 28 y 24, mientras que en la de los impares llaman la atención los números 29, 15, 11 y, ya en la calle dedicada al poeta Vicente Núñez, la que ostenta la imagen de Santiago matamoros en una hornacina.

Hacia su mitad, la calle Moralejo se ensancha para formar una placita triangular, espacio que realza la presencia de la iglesia conventual de San José y San Roque, popularmente conocida por las Descalzas. Si está abierta porque sea hora de culto, no debe el viajero pasar de largo, pues es como un recargado relicario revestido de pinturas y exuberante decoración barroca que no da tregua a los ojos.

Cualquiera de las dos calles que se abren por la izquierda de Moralejo –Granada y Desamparados– conduce a la plaza octogonal de San José, proyectada en 1806 sobre un altozano por un terrateniente ilustrado, Juan Vicente Gutiérrez de Salamanca y Fernández de Córdoba, con destino a mercado y celebraciones. Mide su superficie 2.964 metros cuadrados, y su perímetro 198 metros, organizado en forma de polígono regular de ocho lados, cada uno de los cuales da lugar a un módulo de tres alturas que comprende tres casas. Y aunque a primera vista parezca monótona, observará el viajero que los módulos responden a cuatro diseños diferentes, que se alternan, salvo el del arco central y el de la fachada del Ayuntamiento, el más singular.

La plaza de San José es un blanco y envolvente abrazo que traslada al viajero a la época de la Ilustración. Si se ingresa en la plaza a través del arco de la calle Ipagro –nombre primitivo de Aguilar– se apreciará asomada sobre los tejados la cercana torre civil del Reloj, su complemento arquitectónico, construida en ladrillo en 1770 con arreglo al proyecto de un joven Juan Vicente Gutiérrez de Salamanca, el mismo autor de la plaza, inspirado en modelos sevillanos.


Vídeos

Patrimonio Histórico-Artístico I
Patrimonio Histórico-Artístico II
{{{descripción}}}


Ciudades hermanadas

Verneuil-sur-Seine Francia Bandera de Francia.png

Enlaces externos



El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.



Referencia

  1. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba

Principales editores del artículo

Hay 16 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.2/5 (6 votos)